‘Pablemos’, defensor de los golpistas en Venezuela

EL COLETAS, CORINA MACHADO Y ANTONIO LEDEZMA, UNIDOS POR EL GOLPE DE ESTADO PATROCINADO POR EEUU

EL COLETAS, CORINA MACHADO Y ANTONIO LEDEZMA, UNIDOS POR EL GOLPE DE ESTADO PATROCINADO POR EEUU

Uno de los titulares que estos dos últimos días más se han repetido en los medios alternativos, a raíz de las últimas declaraciones del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en favor del alcalde golpista caraqueño Antonio Ledezma, detenido por las autoridades de Venezuela por orquestar una conspiración para derrocar al gobierno bolivariano, es el siguiente: Podemos se suma a la campaña de acoso y derribo contra Venezuela. No sólo el Coletas ha salido, “sorpresivamente”, en defensa de un personaje conocido por su corrupto y criminal pasado, sino que otros miembros de la formación “podemita” se han manifestado en idénticos términos (Tania González). A algunos seguidores del tongo “pablemos” les ha pillado con el pie cambiado el inesperado viraje “reaccionario” de la formación de Iglesias. Pero, para qué seguir repitiendo machaconamente lo mismo: a estos trileros ya se les conocían sus faltas desde hacía, al menos, seis meses. En varias entradas anteriores creo que ha quedado sobradamente comprobado el percal que han gastado los integrantes de Podemos. La operación disidencia controlada del CNI va viento en popa.

“Seré muy claro en esto, no me gusta que se detenga un alcalde. Otra cosa será si luego se demuestra que ha cometido algún delito. Pero no me gusta que se detenga así a un alcalde”, ha afirmado Iglesias cuando el gobierno bolivariano de Venezuela ha abortado los preparativos de un golpe de Estado que se estaba gestando a las órdenes de EEUU. Es completamente equivocado, como dicen en el site digital La República, el hecho de que Pablo Iglesias arrastra de esta manera a PODEMOS hacia el camino de la indecencia política. Han decido cambiar la decencia por los votos, en busca, seguramente, del voto “centrista”, pero con ello han traicionado todo lo que hasta ahora había sido santo y seña de la formación: la defensa de una democracia real y de los intereses de los de “abajo”. Ese “centrismo” tardosocialdemócrata al que se refieren en La República, y al que se ha abonado Podemos, en los últimos días, semanas y meses, era un meditado escenario por etapas que ya tenía prevista la jerifalcia de Podemos y que ha culminado en las reuniones que Iglesias y su banda celebraron con la nomenclatura más reaccionaria y derechista del PSOE en diciembre del año pasado.

A pesar de que el intento de asonada golpista venezolona ha quedado desbaratado y los planes de los criminales eran muy concretos para, incluso, ejecutar asesinatos que se iban a hacer extensibles al propio presidente venezolano, Nicolás Maduro, el mercachifle troskista de la coleta, el trincón político Pablo Iglesias, aupado por grandes medios de manipulación del régimen borbónico como LA SEXCTA y LA CUATRO, se ha permitido el lujo de salir en defensa de un personaje deplorable y fascista (ex colaborador de otro gangster como el “socialista” asesino Carlos Andrés Pérez) marioneta en la agenda desestabilizadora de EEUU e Israel. El líder de Podemos ha remachado su discurso anti-venezolano hablando en términos elogiosos de las grandes empresas españolas para que participen en la neocolonización de Venezuela instando, además, a “rebajar la tensión” entre España y el país latinoamericano.

La sensación al escuchar el discurso de los arribistas de Podemos, prontamente entregados al régimen rateril del PPSOE al que dicen “combatir” es, por una parte, la misma canción que se escucha en los cuarteles otánico-financieros de Europa y, por otra, que este partido no puede haberse creado nada más que para utilizarse de carril continuista del régimen, como una herramienta más de control sociopolítico con el que cohesionar al rebaño en torno al sistema gestado en la “transición”. Las arengas que lanza el locuaz papagayo de Podemos en contra de la “casta”, el “régimen del 78” (además de sus impostados mensajes progres en programas como La Tuerka o Fort Apache) son  artificios semánticos de diseño capitalista que contribuyen a aglutinar más crédulos en torno al ya consagrado timo reformista podemita, ese conglomerado de “ultraizquierdistas chequistas”-etarras, según la parafernalia diaria de los casposos neo-franquistas.

Lo que verdaderamente se suscita en la cuestión Podemos-Venezuela, a estas alturas de la tramoya, es determinar qué papel, verdaderamente, desempeñaron el trío Errejón-Iglesias-Monedero pocos años atrás cuando eran visitantes, más o menos asiduos, del país venezolano. Monedero-pesetero ya sabemos que se lo llevó crudo del ALBA con más de cien mil euracos por un informe que dice es “confidencial”. Ni tanto. Como que habría que ser malpensado y decir si, en realidad, el profesor troskista no estaba haciendo de agente doble para la CIA y la oposición ultraderechista venezolana. Otro tanto se puede decir de Errejón, parlanchín de amplio espectro, ex chavista de bolsillo y probado travestido. Del Coletas, en fin…

Porque vaya trío de pájaros que les cayeron encima a los bolivarianos. Fueron a Venezuela, supuestamente, con el icono “chavista” y volvieron a España con el sayo “caprilista”. Dicen por ahí que todo por buscar el “centro” político gravitatorio del electorado más mendaz, acomodaticio y pequeño-mediano burgués ya que, de esta forma, se aseguran el asiento que parece tienen garantizado junto a los socialgalosos del PSOE en el próximo circo electoral. Lo cual te lleva a preguntar: ¿se puede ser más repulsivamente miserable por un puñado de votos prescindiendo absolutamente de tus “principios”….o es que, en realidad, la pura y dura realidad, la farsa simiesca de Podemos se ha modelado en los bajos fondos del sistema para evitar el descalabro total de éste último?

 

La iglesia de la ‘ciencialogía’ que acabó con Royal Raymond Rife

rrr

Royal Raymond Rife (1888-1971) es el curioso nombre de quien fue un eminente científico norteamericano que tuvo la mala fortuna de nacer en el país del tito Sam. Y digo mala fortuna, porque de ser un reputado y brillante investigador pasó a ser convertido en un “charlatán”, como quien dice, de la noche a la mañana. Rife no fue un chamán, ni un nigromante, ni un milagrero, sino un hombre de ciencia cien por cien, que fue víctima de los intereses, la codicia y la rapiña de un grupo de personajes ávidos de poder y dinero, algo que (para mal) siempre ha sido una de las marcas de la casa del país usano. Rife, a pesar de sus detractores oficiales (de antes y de ahora), jamás tuvo nada que ver con las pseudociencias, ni con inventos extravagantes, ni con curas “milagrosas”, sino que se trató de un  científico cabal, de una honestidad fuera de toda discusión.

La prueba de esto último es que Raymond Rife recibió 14 grandes premios y diversos honores, además de un doctorado honoris causa por la prestigiosa Universidad de Heidelberg (Alemania), en reconocimiento a su trabajo (residió en Alemania como investigador de la  mundialmente reconocida empresa de instrumentos ópticos Carl Zeiss). Trabajó con los mejores médicos y científicos del momento e incluso tuvo el apoyo financiero para realizar sus trabajos por parte de mecenas privados millonarios como Henry Timkin. Pero esto tan sólo fue un espejismo temporal para Rife quien, a la luz de sus descubrimientos en el campo de enfermedades como el cáncer, fue vilipendiado, ridiculizado, atacado y su obra destruida. Por increíble que parezca, la trama criminal de intereses médico-farmacéuticos norteamericanos se encargó de que el genio de Rife pasara a mejor vida.

Después de especializarse en Microbiología por la prestigiosa Universidad John Hopkins de Baltimore, la capacidad inventiva de Rife hizo que desarrollase tecnología para varios campos científicos como la óptica, electrónica, radioquímica, bioquímica, balística o en el terreno de la aviación. Pero sin duda la aportación más genial de Rife a la ciencia fue la invención de un Microscopio Universal que permitía observar organismos vivos, como los virus, al contrario que los aparatos que había vigentes hasta aquel momento que sólo podían “escrutar” bacterias y otros parásitos. Su inherente versatilidad autodidacta y dominio de diferentes disciplinas científicas le permitió a Rife ampliar su formación médica y desarrollar inventos tales como un microscopio de heterodinación ultravioleta, otro para micro-disecciones y un micromanipulador. El microscopio estrella de Rife fue sin duda el que diseñó y terminó en 1920 para la observación de virus, un hito, entonces, de proporciones universales. El grado de complejidad del microscopio de Rife era tal que estaba compuesto de casi 6.000 piezas diferentes, con capacidad para aumentar objetos hasta 60.000 veces.

¿Pero qué es lo que arruinó la meteórica carrera de Rife? ¿Qué ocurrió para que un genio de la talla de Rife cayese en desgracia para el “establishment” académico-científico e, indirectamente, para la mafia política gobernante de EEUU? Veamos, primero, en qué consistieron los logros o hitos científicos del genial Raymond Rife. Siguiendo a Jeff Rense:

Rife identificó minuciosamente la señal espectroscópica individual de cada microorganismo usando un dispositivo espectroscópico de hendidura, también de su invención. Luego, giró lentamente los prismas de cuarzo del bloque para enfocar la luz en una sola longitud de onda sobre el microorganismo que estaba examinando. Esta longitud de onda fue seleccionada porque resonó con la frecuencia de la firma espectroscópica del microbio, basada en el hecho de que cada molécula propia oscilaba a una frecuencia diferente.

Los átomos que se unen para formar una molécula se mantienen unidos en esa configuración molecular con un enlace de energía covalente ya que ambos emiten y absorben su propia frecuencia electromagnética específica. No hay dos especies de moléculas que tengan las mismas oscilaciones electromagnéticas o señales energéticas.

El resultado de utilizar una longitud de onda resonante es que los microorganismos que son invisibles a la luz blanca de repente se hacen visibles en un brillante destello de luz. Más del 75% de los organismos que Rife podía ver con su microscopio universal eran accesibles solamente con luz ultravioleta. La luz ultravioleta está fuera del rango de la visión humana, es “invisible” para nosotros.

Pero la brillantez de Rife le permitió superar esta limitación mediante la heterodinación, una técnica mediante la cual iluminó el microbio (generalmente un virus o una bacteria) con dos longitudes de onda diferentes dentro de un rango de igual frecuencia de la luz ultravioleta, las cuales resonaron con la señal espectral del microbio. Estos dos longitudes de onda produjeron interferencias con las que se fusionaron, ocasionando una tercera onda que se hizo visible en el espectro electromagnético. Así fue como Rife consiguió que microbios invisibles fueran visibles sin matarlos.

rifemicroscope

                     El Microscopio Universal de Rife

En definitiva, Rife consiguió aplicar este último descubrimiento a la parte clínica de su experimento, empezando a probar la transformación de células normales en tumorales para lo que realizó varios miles de intentos fallidos, hasta que consiguió irradiar el virus en animales de laboratorio, previamente “tumorizados” (del orden de 400), a los que logró, con éxito, curar el cáncer utilizando la resonancia a través de su espectroscopio. Al incrementar la intensidad de la frecuencia aplicada a los microbios, Rife aumentó sus oscilaciones naturales hasta que distorsionaron y desintegraron las tensiones estructurales de aquéllos. Rife llamó a esta frecuencia «tipo oscilatorio mortal” o “MOR”, y lo hizo sin dañar los tejidos circundantes sanos del virus atacado. Un verdadero y magistral hallazgo.

Con el éxito a la vista, en 1934 la Universidad del Sur de California convocó a una comisión médica especial para confirmar el descubrimiento de Raymond Rife. Desde el Hospital del Condado de Pasadena llevaron al laboratorio de Rife a 16 pacientes diagnosticados con cáncer en fase terminal. El equipo de médicos estaba allí para observar a los pacientes durante el tratamiento. Después de 90 días de terapia la Comisión confirmó que 14 de los 16 pacientes estaban completamente curados. Otros dos pacientes continuaron el tratamiento después de 4 semanas y se declararon libres de cáncer. La Comisión Médica confirmó que la terapia de Rife fue 100% exitosa. Parecía que el prodigio de Rife iba a convertirse en el mayor descubrimiento del siglo o quien sabe si del milenio…tanto fue así que incluso antes de los espectaculares resultados del experimento con humanos es conocido Rife fue agasajado por la comunidad médica más respetada y selecta de EEUU. Un total de 44 prestigiosos médicos de todo el país celebró, un tanto pomposamente, el “fin de todas las enfermedades”, con una celebración en honor a Raymond Rife en la finca que poseía el doctor Milbank Johnson, en Pasadena (California), hecho que tuvo lugar en el año 1931.

Pero el gozo de Rife se fue irremediablemente al pozo de la ignominia de forma y manera abrupta, tan sólo unos pocos años después. Estaba cantado que cualquier amenaza a la organización mafiosa médica oficial norteamericana proponiendo una cura del cáncer (y otras enfermedades) suponía una afrenta para todo aquello que no fuese generar beneficio y usura para la industria de la enfermedad (entonces dominada por la pujante cirugía), en particular, con el gran negocio de los fármacos. Rápidamente, en 1934, apareció en escena un personaje siniestro: Morris Fishbein, el capo de la AMA (Asociación americana de Medicina, también conocida, por sus críticos más feroces, como American Murder Association, o Asociación Americana del Asesinato) quien estuvo a su mando durante veinticinco años. Fishbein, era el prototipo de mafioso (al estilo de Larry Silverstein –el que se llevó el pelotazo de la demolición controlada de las Torres gemelas- o Sheldon Adelson, el Padrino de los casinos) que trabajó activamente para el complejo médico-farmacéutico y, cómo no, para llenarse los bolsillos en tiempo récord. Como dicen en “Rense” Fishbein estudió originalmente para ser un payaso, pero al darse cuenta de que podía ganar más dinero como médico, ingresó en la Facultad de Medicina donde fracasó en especialidades como Anatomía. Nunca trató a un paciente en su vida. Cabe recordar que bajo el mandato de Fishbein en la AMA, Phillip Morris, la multinacional del tabaco estadounidense, lanzó una agresiva campaña publicitaria para promocionar sus cigarrillos nada menos que declarando sus propiedades como saludables, hecho que la hizo ser rápidamente la mayor vendedora de cigarrillos de Estados Unidos. Las páginas de JAMA (la revista oficial del clan médico estadounidense) estaba, en aquella época, llena de anuncios de cigarrillos.

el banquete de los traidores

El banquete de los traidores (1931). Homenaje de la comunidad médica de EEUU a Raymond Rife por sus descubrimientos sobre el cáncer

En 1939, la mayoría de médicos que honraron, ocho años atrás, a Rife con un banquete en su honor, desconocieron (repentinamente) al brillante investigador y su trabajo. Morris Fishbein, el mismo año, sobornó a Phillip Hoyland, co-investigador con Rife en el Beam Ray Machine (el dispositivo para inducir frecuencias sobre virus) para que presentara una demanda contra Rife y así hacerse con la tecnología o patente de éste último. El litigio afectó a Rife más de la cuenta, aunque lo ganó. Pero Fishbein, un  gángster ávido de dinero y poder, quería el todo o la nada. Y, cómo no, obtuvo el trofeo deseado: decidió destruir la reputación y el material de Rife prohibiendo a los médicos, en su calidad de jefe máximo de la AMA, el uso del aparato de Rife y confiscando incluso los equipos del investigador tan laureado antaño. El influyente doctor Milbank Johnson, uno de los defensores de Rife, logró sortear las trabas del mafioso Fishbein pero falleció, repentina y sospechosamente, en 1944 (muy probablemente envenenado) y con él también “volaron” documentos de los  ensayos clínicos de Rife que estaban en poder de la Universidad del Sur de California, donde Johnson ejercía como profesor.

La cadena de sabotajes y acoso terrorista hacia Rife fue en aumento. Si antes, durante los artificiales litigios con el gángster Fishbein, se produjo un robo gradual de componentes de equipos, fotografías, películas, registros y escritos del laboratorio de Rife (sin que el culpable, vaya por dios, fuese nunca atrapado), después su material fue, como decimos, confiscado y su Microscopio universal, la joya de Rife, en un acto de barbarie sin límites, fue destrozado por “desconocidos”. Más tarde, sus laboratorios en Nueva Jersey (Beam Ray Corp.) fueron destruidos intencionadamente mediante un incendio cuando se iban a hacer públicos los hallazgos de Rife, mientras que los médicos que estaban de su lado fueron acosados hasta el punto de dejar algunos la profesión, mientras que otros se suicidaron y la mujer de alguno tuvo que ser ingresada en un hospital para tratar una crisis psicológica aguda.

Otros colaboradores de Rife fueron untados con pasta gansa para dar cerrojazo por la puerta de atrás a sus logros. Como Arthur Kendall, quien trabajó con Rife sobre el virus del cáncer. Kendall recibió más de un cuarto de millón de dólares (en los años treinta era una cantidad desorbitada), mientras que George Dock, otro asistente de Rife, también fue comprado a precio de oro para liquidar cualquier vestigio donde apareciera la obra de Rife. Huelga decir que las revistas médicas norteamericanas negaron la posibilidad de publicar cualquier artículo que tuviera que ver con la terapia aplicada por el creador del microscopio universal.

172620-004-B932BDB7

El mafioso Morris Fishbein, presidente de la AMA (Asociación Americana de Medicina), artífice de la destrucción de la carrera de Rife

El círculo de hierro se cerró en torno al caso Rife y las aguas volvieron a su cauce, con la Farmafia y la corporación médica americana dueñas y poseedoras de los tratamientos convencionales para tratar enfermedades, esos que (para bien y demasiado para mal) les han proporcionado siempre, a ambos, suculentas plusvalías. De este modo Raymond Rife vio como su trabajo se iba completamente por la borda gracias a la campaña de descrédito y linchamiento personal, además de destrucción literal de su trabajo, que una asociación mafiosa de médicos, encabezada por el sátrapa Fishbein, ejecutó contra su persona. La única compañía de Rife en sus últimos veinticinco años fue el alcohol como modo de ahogar su frustración, de ver cómo su dedicación y brillante actividad investigadora-creativa, finalmente inútil, fue represaliada y literalmente borrada del mapa por un mafioso sin escrúpulos y unos médicos-sicarios vendidos a éste último.

Royal Raymond Rife murió en 1971, a los 83 años, después de ingerir valium y alcohol (accidental o deliberadamente) y, con él, se fue una historia admirable, truncada por el bandidaje del establishment médico-farmafiacéutico, quien no tuvo reparos en llevarse por delante a un brillante hombre de ciencia con tal de asegurar el pastel a las corporaciones mafiosas que monopolizan el negocio de la salud. 

La guerra terrorista de la OTAN en Ucrania

perrochenko

Al carnicero ucraniano, Petro Porochenko, le está llegando el agua al cuello gracias a la firme, tenaz y decidida determinación de los combatientes de Novorossia de plantar cara al régimen fascista de Kiev. Ante los continuos reveses militares, la marioneta chocolatera de la CIA y Bruselas ha optado, junto a sus escuadrones de la muerte nazis, por exterminar a la población civil en el Este de Ucrania. Las matanzas del genocida chocolatero, avaladas por EEUU y Europa, también están siendo políticamente correctas para la “guardia de korps” mediática, eso que llaman medios hegemónicos del gran capital, quienes están siguiendo un guión deformador bajo la batuta de sus amos políticos. Los mal llamados gobiernos democráticos del mundo occidental están detrás, como instigadores y financiadores, del incremento de las innumerables violaciones de derechos humanos que los esbirros del dictador Poroshenko está cometiendo en el Este de su país; actos criminales que han consistido en violaciones, torturas y masacres masivas sobre las poblaciones de Donetsk, Odessa, Donbass, Mariupol o Lugansk. Barbarie silenciada por Falsimedia, cuando no endosada, falsa y cínicamente, a las autodefensas de Novorossia.

El Ejército ucraniano está formado, además de por fuerzas regulares, por forajidos ultraderechistas del partido Sector Derecho, (nostálgicos de la Alemania nazi y del colaboracionista de la II Guerra Mundial Stepan Bandera), por un número incalculable de mercenarios de ideología neofascista y por “contratistas”, que están siendo suministrados por la CIA y la OTAN, al estilo de la red terrorista Gladio que operó en la “guerra fría”. El aprovisionamiento-refuerzo (con armamento ligero y pesado) de las fuerzas del dictador ucranio está siendo realizado por la Alianza Atlántica, a pesar de que el régimen neohitlieriano de Kiev no forma parte, oficialmente, de esa organización, por lo que el injerencismo militar de la OTAN y EEUU está, de nuevo, en sus niveles máximos de agresividad imperialista. El motivo de este incremento de la ayuda militar otaniana tiene una justificación y la refiere Finian Cunningham en Strategic Culture Foundation “la OTAN está perdiendo su guerra en Ucrania y necesita enviar más combustible militar con el fin de salvar las crecientes pérdidas”.   

La OTAN aprobó en septiembre del año pasado, en Gales, suministrar armamento a la Junta Golpista de Kiev en un acuerdo firmado conjuntamente por EEUU, Francia, Polonia, Noruega e Italia. Y no sólo eso, sino que la OTAN habría facilitado al régimen de Petrochenko las devastadoras bombas de racimo que estarían siendo utilizadas contra la población civil del Este de Ucrania, en localidades como la martirizada Donbass. Las pruebas de este despliegue militar otaniano sin precedentes están bien datadas. El medio de transporte utilizado habría sido un avión, o uno de ellos, Antonov-124, que habría sido visto poco menos que en medio mundo.

Wayne Madsen, uno de los analistas internacionales y críticos más importantes de EEUU, ex empleado de la NSA, detalla el viaje de “placer” del avión de la muerte: el 25 de enero, el Antonov partió el Aeropuerto Internacional Newark Liberty, Nueva Jersey, en dirección a Trondheim, Noruega. El 26 de enero, el avión de transporte de Ucrania dejó Trondheim para ir hasta el aeropuerto de Prestwick, en Glasgow, Escocia. De aquí partió el 28 de enero y aterrizó el mismo día en Belgrado. El destino del Antonov, después de salir de Belgrado, fue Mombasa, Kenia, vía Atenas. Según informaron fuentes serbias, el Antonov-124 transportaba armas «especiales». Es factible señalar que el Antonov dejó en Atenas, para su posterior envío a Ucrania, armamento cargado previamente en los aeropuertos de la OTAN situados en las bases de Lampedusa, Glasgow y Trondheim. En definitiva, según Madsen el misterioso avión ucraniano AN-124 habría sido visto en todos los lugares donde recaló (incluida España, Las Palmas de Gran Canaria, para repostar), probablemente recogiendo armas en diferentes bases militares que EEUU y la OTAN tienen en Europa

1919662_628256493945943_2683613395898240811_n
SE BUSCA A PETRO POROSHENKO (CRIMINAL DE GUERRA) POR ASESINAR MASIVAMENTE A CIVILES INOCENTES

La huella indeleble del crimen injerencista norteamericano y de la OTAN en el Este de Ucrania tiene unas señas de identidad bien claras, no sólo en lo que se refiere al suministro de maquinaria de guerra al dictador chocolatero, sino al envío de mercenarios traidos de Europa y fuera de ella. Empresas contratistas como la antigua Blackwater (hoy redenominada Academi) se sabe que están operando en Ucrania al lado de las fuerzas de la Junta Golpista y los paramilitares neonazis. Inclusive, restos de munición recogidos de la zona de combate corroborarían esta afirmación ya que se habrían observado “marcas de la OTAN” en los mismos. En el aeropuerto, recuperado, de Donetsk, utilizado por el régimen de Kiev como plataforma de agresión contra los civiles, las milicias antifascistas informaron de que entre los restos calcinados de las instalaciones había “manuales de la OTAN en varias lenguas europeas y otros materiales que parecían ser propios de un equipo estándar de la OTAN”.

La codicia imperialista por apoderarse de la Europa Oriental viene de no tan lejos. Cuando se derrumbó la URSS (o la derrumbaron desde dentro agentes a sueldo de EEUU, como el execrable Gorbachov, artífice de dos golpes de Estado, uno en la URSS y otro en la RDA) no contentos con el botín obtenido, la CIA, George Soros, la NED (Fundación Nacional para la Democracia, -sic-) y la USAID (la ong pantalla “humanitaria” de la CIA) empezaron a mover las fichas del dominó en el antiguo espacio socialista europeo, con operaciones de desestabilización en Georgia, Chechenia y las repúblicas bálticas, una vez que países como Chequia, Polonia, Hungría, Rumanía o Bulgaria entregaron la cuchara geopolítica, sin rechistar, al dueño americano del mundo. En Rusia, a punto estuvieron de ello con el hombre de la CIA en Moscú, el ebrio Boris Yeltsin, quien, afortunadamente, desapareció de la escena política rusa (sin ser ejecutado) y los nuevos dirigentes post-soviéticos frenaron la penetración imperialista norteamericana en suelo ruso.

El chorreo de dólares, como nueva forma de involución política, se volcó en otros actores totalmente diferentes a los antiguos y temibles escuadrones de la muerte que la CIA había entrenado y financiado en los años ochenta en toda Latinoamérica. En este caso, se trataba de movilizar a la “sociedad civil” a través de “protestas pacíficas” (pero con violencia extrema si las cosas se torcían más de la cuenta) y, cómo no, a golpe de talonario, para echar del poder a los simpatizantes del “oso ruso” o, simplemente, a los renegados con los dictadores financieros del FMI y Wall Street, colocando, de este modo, a peones de paja que fuesen fácilmente maleables para Washington y la OTAN. En la propia Rusia la CIA lo ha intentado repetidamente con fantoches como el ex ajedrecista Garry Kasparov o, en su versión más grotesca, con las feministas de diseño sionista FEMEN o el grupo musical de rock alpargatero Pussy Riot (eso sí, tocan muy bien para la NED).

La sangría ucraniotaniana en el Este y su último acto genocida de Mariupol, donde un ataque con cohetes y misiles dirigido contra la población civil podría haber ocasionado al menos cien muertos, constituye el penúltimo escenario de horror posible al que se ha abocado el complejo militar-industrial euroamericano. Por supuesto, la Junta Nazi de Kiev acusó inmediatamente a la DNR (República Popular de Donetsk) de ser la causante del ataque a Mariupol. Pero piense solamente, un momento, aplicando un mínimo sentido común: los miembros de la resistencia son (al igual que en Donbass o Lugansk) residentes locales del lugar donde se han cometido estos crímenes, donde viven sus familias, amigos e incluso hijos. ¿Alguien puede creerse en su sano juicio que decidieran a matar a sus propios familiares o amigos cuando precisamente son su principal soporte moral para seguir combatiendo contra el régimen del dictador chocolatero? Sólo una versión retorcida y cínicamente criminal de los hechos, por parte de los refinados falsificadores e intoxicadores de siempre, puede dar sustento a estas patrañas. Es una historia del mismo color que la acontecida con el vuelo civil MH17, avión que fue derribado por pilotos de caza del régimen  ucraniano. Una matanza atribuida, mentirosamente, por los medios controlados de Europa y América, a las milicias antifascistas que combaten contra los golpistas en el Este de Ucrania.

Obama y Europa culpan a Rusia de sus propios crímenes expansionistas, arman a sus nazis más queridos, llevan en su cartera a centenares de muertos civiles bajo las bombas asesinas de la OTAN y las violaciones de derechos humanos de la Junta golpista en el Este de Ucrania no son objeto de controversia puesto que los “malos” son los otros. Igual que en las películas de Hollywood, como en la última fascistada de Clint Eastwood, American Sniper. Se glorifica a los asesinos de civiles, a un psicópata americano que se divertía en Irak matando ciudadanos iraquíes con su rifle de mira telescópica. En Ucrania, Obama, Merkel, Cameron, Rajoy y su lacayo homicida ucraniano, Garrapatachenko, también se divierten bombardeando civiles para satisfacer la sed de sangre geoestratégica del IV Reich imperial

España, centro de operaciones de Gladio (1)

operacióngladio

LA CIA DIRIGE EL RÉGIMEN FRANQUISTA

El régimen de Francisco Franco fue un aliado, estratégico (militar y, por supuesto, también político), de EEUU y Europa Occidental, continentes donde se estilaban (y se estilan) unas democracias capitalistas consolidadas a golpe de fascismo blando y poder financiero. El gran historiador suizo Daniele Ganser refiere esta idílica relación entre la España fascista de Franco y las democracias ‘avanzadas’ occidentales en su libro Los Ejércitos Secretos de la OTAN, en concreto en su capítulo 8 llamado La guerra Secreta en España:  Washington y Londres, que no habían tenido el menor escrúpulo en permitir que el general Franco acabara con la República Española, tampoco tuvieron el menor reparo en establecer una alianza con el Caudillo, sentencia, con toda lógica, Ganser. Recordemos, por fijar una analogía, que con la dictadura chilena de Pinochet (y las de Videla, Hugo Bánzer o Stroessner) sucedió exactamente lo mismo. EEUU y Europa, para guardar las formas, acogieron (en particular, el continente europeo) a muchos exiliados antifascistas del continente latinoamericano (aunque mayoritariamente recalaron en países del bloque del Este, como la RDA) pero, por otra parte, apoyaban (directamente, en el caso de EEUU), y encubiertamente Europa, a las dictaduras militares del Cono Sur, aportando de sus servicios de inteligencia mercenarios terroristas de Gladio para combatir y exterminar a los opositores a esas dictaduras (por ejemplo, el conocido criminal ultraderechista de Gladio Stefano Delle Chiae o el agente de la CIA y el BND, el conocido nazi Klaus Barbie.

Pero volviendo a España, las alianzas de las democracias pluripartidistas  “libres” con el jefe nacionalcatólico español tuvieron su máxima expresión en los acuerdos con EEUU por los que Franco puso a disposición del presidente norteamericano, el ex general de la II Guerra Mundial Dwight Eisenhower, el territorio español, ese que creía el dictador que era de su total exclusividad cortijera, acordando en 1953 que el imperio gobernase conjuntamente con su régimen fascista, mediante la implantación de bases militares en suelo español y misiles a cambio de recibir unas migajas tecnológicas y ayuda económica. Quién lo iba a decir, un dictadorzuelo nepotista nombrado por la gracia de Dios se había convertido en un pelele en manos de EEUU. Al final el pragmatismo era más importante que la ideología, al menos en las relaciones exteriores. Una ideología que, por otra parte, no era, ni mucho menos, una barrera infranqueable entre ambos países ya que ambos profesaban la misma fe anticomunista y al imperio le venía de perlas tener una plataforma-lanzadera para iniciar el asalto al Oriente Medio, la Europa socialista y el Oriente Próximo. Los ya entonces amplios tentáculos de la organización de espionaje estadounidense (la CIA) controlaba al dedillo al régimen, como señala el historiador Ganser: el jefe de la estación local de la CIA y su equipo de acción clandestina seguían de cerca la vida política española y la moldeaban. Las ocasionales protestas oficiales contra la dictadura franquista, en una Europa dominada por socialdemócratas y cristiano-demócratas, eran más artificio y puro teatro que otra cosa, mientras en las calles europeas los manifestantes antifascistas eran la única voz verdaderamente discordante contra el régimen del 18 de julio.

A mediados de los años sesenta del siglo XX, en la España franquista del “desarrollismo” y los tecnócratas del Opus Dei, elementos terroristas de la  red Gladio creada por la OTAN (con la supervisión directa de la CIA y la colaboración estrecha de los servicios de inteligencia occidentales europeos) empezaron a recibir instrucción, armas y entrenamiento, aunque en realidad fue en los años cuarenta cuando la base original del Gladio español, (la más conocida en Las Palmas de Gran Canaria), se estableció en España. Actividades clandestinas que se cree se extendieron hasta mediados de los años setenta, probablemente cuando la dictadura franquista tocó su fin y la impunidad era más difícil (sólo teóricamente) de salvaguardar con una democracia formal porque, al fin y al cabo, estaba siendo tutelada por uno de los principales gestores de Gladio (EEUU). En la mencionada base secreta de Las Palmas de Gran Canaria, miembros de la CIA o servicios paralelos de la misma, adiestraban a células terroristas de extrema derecha para la comisión de futuros atentados en Europa y también en España, además de ejecutar operaciones de desestabilización e infiltración en organizaciones de izquierda para proceder a su manipulación.

Según Daniele Ganser, las confesiones de un miembro del servicio militar secreto belga, André Moyen, pusieron de relieve que agentes españoles de la inteligencia militar franquista habían estado implicados totalmente en el manejo de la red española de Gladio. El mismo Moyen había participado directamente en la Operación Gladio y en misiones secretas contra los partidos comunistas de numerosos países. Un testimonio de gran valor, el de Moyen, ya que afirma que nada más terminar la II Guerra mundial, varios países europeos occidentales comenzaron a elaborar estrategias destinadas a impedir que los comunistas lograran llegar al poder. Gladio había empezado a tomar forma más de veinte años atrás de la primera acción terrorista oficial conocida de los “ejércitos secretos” (la bomba colocada en la Piazza Fontana de Milán, en 1969). En países como Italia, en los años cuarenta, por ejemplo, la mafia recibió el “encargo” de la inteligencia occidental y los servicios secretos italianos, de asesinar a sindicalistas (la masacre de Portella Della Ginestra, Palermo, 1947, donde fueron acribillados, incluso, mujeres y niños) y, con ello  cercenar su influencia en regiones italianas que luego fueron feudo de las familias mafiosas de turno, quienes actuaban (y actúan) cotidianamente en coordinación con el Estado italiano (la democracia cristiana) o la iglesia católica.

La relación de Moyen con España se remonta a los años cuarenta cuando fue enviado a Canarias para investigar un fraude de combustible. Según Moyen, el fraude beneficiaba al régimen del dictador y, según sus palabras, los servicios secretos belgas descubrieron, como añadido del pastel principal, un importante tráfico de drogas. Lo que nunca se llegó a saber es si se trataba de farlopa o cocaína para consumo personal del Caudillo. En cualquier caso, Daniele Ganser no tiene dudas: el ejército y los servicios secretos españoles prosperaron fuera de todo control y se dedicaron al tráfico de armas y de estupefacientes.

En Las Palmas, como se ha dicho, ya operaba una red terrorista de Gladio desde 1948 (en plena época de autarquía, racionamiento y máxima represión del régimen), y los servicios secretos de la dictadura eran piezas angulares en la captación y reclutamiento de células terroristas de ese Gladio, llamémosle primigenio. Moyen se preguntaba, extrañado, el por qué esos agentes no fueron investigados, con posterioridad, por sus “operaciones negras”, cuando estuvieron muy al tanto de todo el engranaje de Gladio. La respuesta es muy sencilla. Porque hubo borrón y cuenta nueva con la dictadura. Porque sus más notorios criminales fueron cobijados a resguardo de cualquier contingencia en la nueva democracia orgánica de la CIA. Porque los mismos que represaliaban a los auténticos opositores antifranquistas luego transmutaron, convenientemente, a demócratas, premiando a los que parasitaban en las cloacas de Estado franquistas mediante ascensos militares, judiciales o policiales o habilitando para ellos puestos destacados en grandes empresas privadas. E incluso siguieron encabezando la represión en plena democraCIA contra trabajadores y estudiantes. Aquí, al contrario que en otros países, no sólo no se investigaron las alcantarillas franquistas sino que impulsaron deliberadamente su olvido.

CARRERO BLANCO: DE ENLACE DE LA CIA Y GLADIO A CAÍDO EN DESGRACIA EN WASHINGTON

Henry Kissinger y Carrero Blanco en 1973. Al día siguiente ETA "vuela" a Carrero

Henry Kissinger y Carrero Blanco en 1973. Al día siguiente de este encuentro ETA “voló” a Carrero

El golpe más audaz y espectacular de la organización ETA, durante la dictadura franquista fue, según cuenta la historia oficial, la llamada Operación Ogro o, lo que es lo mismo, el asesinato del almirante Luis Carrero Blanco, presidente del gobierno franquista. ETA consiguió volar el coche del entonces presidente del gobierno, el 20 de diciembre de 1973, mediante la colocación de un potente explosivo (muy probablemente militar) situado debajo del asfalto, en la calle madrileña de Claudio Coello, donde previamente el comando de ETA había construido un túnel. La potencia de la explosión fue tal que elevó el vehículo por encima de 35 metros hasta caer en el patio de un edificio propiedad de los jesuitas, muriendo tanto el Almirante como el conductor del vehículo y su escolta. Carrero era un ultraconservador del régimen, refractario a cualquier cambio, supernumerario del Opus y devoto católico a machamartillo, pero también tenía escaso o nulo apego a ser dirigido por las élites político-militares norteamericanas. Ganser retrata, a pesar de todo, a Carrero Blanco como el enlace del régimen franquista con la CIA.

Es indudable que el aparato represivo creado por Carrero (antes el OCN y luego el SECED) tuvo vínculos con los ejércitos terroristas de Gladio y fue utilizado como una suerte de experimento de terrorismo de Estado a baja intensidad con el objetivo de perseguir a la disidencia en las universidades españolas y en otros frentes, incluidos los sindicales. Siendo el instrumento represor de Carrero una pieza perfecta para los objetivos e intereses de la CIA a la hora de controlar a los movimientos comunistas e izquierdistas españoles ¿por qué cayó en desgracia Carrero Blanco para EEUU?. La historiografía oficial dice que ETA fue la autora, material, del magnicidio contra Carrero. Esto parece indubitable, pero hay investigaciones y testimonios de gran valor que afirman que la CIA fue la que estuvo detrás (como ideóloga) del atentado, utilizando a ETA como un “intermediario militar ejecutor”.

Carrero Blanco era el que estaba destinado a continuar con el régimen franquista, ya sin Franco, por lo que muchos agradecieron a ETA (con la boca muy pequeña o en “petit comité”, eso sí) el trabajo de haber liquidado definitivamente el continuismo franquista y dar paso a la transición a la democracia de la mano…de otro franquista, pero pro-norteamericano y favorable a la instauración del multipartidismo político: el entonces Príncipe Juan Carlos, designado por Franco como su sucesor en 1969. Pero la historia oficial tiene otros reversos políticos desconocidos para el gran público que demuestran que la realidad fue otra muy distinta. Se sabe que Carrero era un firme opositor a renegociar las bases militares estadounidenses y también era reacio a la entrada de España en la OTAN, se había negado a que EEUU dispusiera sus bases para servirlas de lanzadera en apoyo de Isreal en la guerra del Yon Kippur y había mostrado su deseo de cooperar con Francia en materia nuclear, sin contar con EEUU.

El ultra Carrero no estaba por la labor de estar bajo el tutelaje estadounidense a cualquier precio y tampoco por favorecer, de ninguna de las maneras, el aperturismo político en España, algo que disgustó profundamente al imperio. Yo, sinceramente, dudo mucho que a los halcones de Washington les importara realmente la legalización de los partidos políticos en España ya que lo que realmente quería EEUU era conservar sus intereses geoestratégicos, creando en España una democracia de fachada hecha a su imagen y semejanza (bipartidista, monocolor, con cero discrepancias de los partidos mayoritarios en política exterior) y en la que quedaran excluidos totalmente de la vida política, por las buenas o por las malas, tanto el PCE como otras formaciones de izquierda antiamericanas. Carrero era, pues, de la línea dura del régimen. Tras la visita del genocida Kissinger a Madrid, el día anterior al atentado, para entrevistarse con Carrero, éste se mantuvo inflexible en sus posiciones. Al día siguiente ETA ejecutó a Carrero.

No obstante, las dudas-interrogantes que surgen son muchas y variadas: si Carrero cede a las presiones norteamericanas ¿se hubiera ejecutado al día siguiente la Operación Ogro? ETA ya había construido el túnel para la colocación del explosivo militar facilitado, supuestamente, por la CIA. ¿Hubieran cancelado la operación y los miembros de ETA hubieran sido detenidos por unas FSE franquistas que, según se afirma en varios libros de investigación, habían hecho la vista gorda con el comando Txikia? ¿Qué hubiera hecho ETA? ¿Secuestrar a Carrero como tenía proyectado originalmente? ¿Entonces para qué construyó el túnel sino era con objeto de hacer saltar por los aires a Carrero? La CIA, de ser la inductora del magnicidio, debería haber tenido muy preparado de antemano el mismo. Nada se improvisa de un día para otro. Parece, no obstante, que sin el apoyo de la CIA resulta imposible que, estando sus miembros controlados policialmente, hubieran podido llevar a buen término cualquier operación de ejecutar al entonces presidente del Gobierno. Según el testimonio de Eva Forest (la mujer del dramaturgo Alfonso Sastre), entonces integrante de ETA-militar y del comando que “voló” a Carrero “la idea de matar a Carrero Blanco fue “sugerida a ETA por personas ajenas a la organización. Algunas de ellas eran extranjeras”.

Según Forest, José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala (el jefe del comando Txikia de ETA en Madrid) fue el receptor de la información sobre los movimientos de Carrero, gracias a un sobre que le entregó un personaje (casi de película de espías, pero real como la vida misma), en el hotel Mindanao de Madrid, muy probablemente un agregado de la CIA en la embajada norteamericana de Madrid o un topo del SECED, el servicio de espionaje de Carrero. ¿Cómo iba a saber ETA los trayectos diarios, exactos, de todo un presidente del gobierno franquista sino a través de alguien cercano a los servicios de seguridad de Carrero o la inteligencia exterior? Lo que sí demuestran estos hechos es cómo ETA (y otras organizaciones similares europeas de la izquierda radical) habría estado infiltrada y manipulada a lo largo de su historia por los servicios de inteligencia, tanto extranjeros (CIA) como españoles (CESID, hoy CNI).

El doble juego, en este último sentido, puede haber sido verdaderamente macabro: por una parte, los aparatos del Estado-agencias de espionaje es muy probable que hayan utilizado como un guiñapo a ETA para la ejecución de determinadas acciones (la más notoria, la de Carrero) y por otra se han valido de mercenarios terroristas del GAL-Gladio para asesinarles, mientras ETA actuaba autónomamente realizando atentados contra miembros de las FSE, políticos o el Ejército español, creando una artificial dinámica acción-reacción-represión que interesaba mantener viva a los conspiradores que operaban desde las cloacas del Estado, con conocimiento, lógico, de alguien situado más “arriba”. Durante años, se ha oído en algunos mentideros políticos relevantes (Julio Anguita), que ETA ha estado “controlada” desde los aparatos de inteligencia españoles. Y el ex líder comunista andaluz no es, precisamente, alguien que fabule a las primeras de cambio.

En cualquier caso, ejecutado Carrero, Gladio siguió su curso natural, con o sin democraCIA. Es más, la actividad terrorista de Gladio en España cobró la máxima importancia precisamente a la muerte del dictador, durante la “transición”, donde había que abortar cualquier auge de la izquierda antifascista y anti-OTAN. No había margen para la sorpresa: el felipismo de Suresnes, el carrillismo y los travestidos falangistas del Movimiento pactaron con la CIA el modelo de democracia que EEUU tenía diseñada para España.

Joseph Boulogne, Chevalier de Saint-George, un compositor mulato en la Corte de Luis XVI

Joseph Boulogne, Chevalier de Saint-George,  en un retrato con espada (su otro “instrumento” favorito, junto con el violín), en vez de con batuta, antes de dirigir un concierto

EL HOMBRE…

Lo primero que, seguramente, llamará la atención al melómano medio del prácticamente desconocido Joseph Boulogne (1745-1799), también llamado Chevalier (Caballero) de Saint George, es que fue un compositor de raza negra, más exactamente mulato. ¿Un artista con raíces africanas intentando hacerse un hueco al lado de Mozart y Haydn en la Francia dieciochesca, la del siglo de las Luces, que era plenamente racista y esclavista? Así fue. Para entender como Saint George logró entrar en ese restringidísimo círculo de adocenados, decadentes, “bon vivant” y exquisitos explotadores aristócratas (aparte de sensibles mecenas musicales) que parasitaban en “la France” del siglo XVIII hay que remontarse a la propia historia vital de nuestro compositor. Joseph Boulogne nació en una isla caribeña, colonia de Francia, llamada Guadalupe, situada al sur de Cuba, Haití y Puerto Rico.

El padre de Saint George era el típico francés procedente de la nobleza,  propietario de plantaciones y dueño de esclavos. A pesar de que las relaciones o matrimonios interraciales estaban formalmente prohibidos, Boulogne nació de una relación extramatrimonial de su padre con una bella mujer africana (se dice que procedía de Senegal y, por descontado, era esclava). Lógicamente, siendo negro (o mulato) Boulogne quedaba automáticamente excluido de la aristocracia francesa, pero como su padre tenía influencias en la Corte de Luis XVI pudo meter a su primogénito “bastardito” de cabeza en el hermético y blindado mundo de la nobleza parisina y, de este modo, acceder a los privilegios de aquélla.

Así, el mulato Saint George tuvo la oportunidad de ser mimado por la alta aristocracia de Francia, convirtiéndose en un extraordinario espadachín (según decían los entendidos de la época, el mejor), además de estudiar literatura, ciencias o equitación algo que estaba totalmente vetado al pueblo llano, al que interesaba (hoy como ayer) seguir manteniendo en la ignorancia y la miseria. Y cómo no, el refinado Chevalier parisino de “color” también estudió música, donde destacó sobremanera bajo la influencia y dedicación del compositor francés del momento, François-Joseph Gossec. La destreza y sensibilidad de Boulogne con los pentagramas se manifestó en el dominio de un instrumento: el violín, del que fue un virtuoso, tanto que fue primer concertino de una orquesta, Le Concert des Amateurs, dirigida entonces por su padrino musical, el ya mencionado Gossec. Tras la marcha de éste, Boulogne se hizo con la titularidad de la misma con tan sólo 28 años. Un mérito superlativo, sin duda, tal y como estaba el patio aristocrático parisino que consideraba a las “razas inferiores” como no aptas para ejercer las artes musicales.

Aunque, todo hay que decirlo, no fue oro todo lo que relucía en la fulgurante carrera del mulato Saint George. En Francia tenían la creencia (más o menos como hoy) de que los africanos eran genéticamente inferiores en todo y no pocos no sólo no tenían empatía alguna con el talento de Saint George sino que lo rechazaban de plano salvo, curiosamente, la entonces reina francesa, Maria Antonieta, quien debía sentir una pequeña devoción por el artista mulato. Boulogne, con todo, estaba destinado a triunfar por todo lo alto en la Francia de las nacientes, y temibles, guillotinas. Pero cuando intentó dar el salto a la cúspide operística (ser director de la Ópera de París, con todo el gran bagaje musical y artístico que ya tenía a sus espaldas) fue vetado sin contemplaciones. ¿El motivo? Bien claro: ser negro/mulato. Dos primas donnas racistas, sopranos de la Ópera parisina, se negaron a que Saint George, “un mulato”, les diese órdenes de ningún tipo. Con la habitual prosa afectada y cursi que se estilaba entonces, las dos señoritas (o señoronas) “belcantistas” afirmaron (según notas autobiográficas del propio Saint George) que “nuestro honor y la delicadeza de nuestra conciencia hacen que sea imposible estar sometidas a las órdenes de un mulato”.

Boulogne

Pero, hacia 1770, Saint George ya estaba consolidado como un distinguido intérprete y compositor de conciertos para violín (su caballo de batalla), música de cámara, sinfonías (incluidas las concertantes) y óperas (en su mayoría perdidas, ya que fueron destruidas por sus detractores, fanáticos, en los años posteriores a su muerte). No compuso mucho, pero lo suficiente para que incluso Mozart tomase nota en una de sus obras (Les Petits Riens), introduciendo una melodía compuesta por Saint George. Al compositor mulato no tardaron en ponerle el apodo de “Le Mozart Noir” (el Mozart Negro…¿o tal vez sería mejor al revés? Mozart el Boulogne blanco), e igualmente el “Don Juan Negro”, éste último por su planta de consumado deportista (se dice que cruzó a nado el río Sena con un sólo brazo), atractivo para la época y, también, decían las malas lenguas, que era todo un atleta sexual. Es de suponer que Saint George se pasó por la piedra a todo el puterío de la Corte francesa (incluida la posteriormente descabezada Maria Antonieta, para la que interpretaba bastante a menudo sus obras musicales, aunque no sé exactamente qué “pieza” le “tocaba”). Otro de los grandes méritos musicales de Saint George fue el encargar al compositor que más renombre tenía en Europa en ese momento (Franz Joseph Haydn) la creación de una serie de sinfonías dedicadas a París (exactamente las nº 82 a 87 del catálogo del músico alemán, denominadas, precisamente, Sinfonías de París),  las cuales estrenó el mismo Boulogne en la capital francesa, bajo su batuta.

Pero no todo fue enfebrecida actividad musical en la vida de Boulogne. También hubo tiempo para el compromiso con los suyos, involucrándose en movimientos en contra del esclavismo en Francia (creó la Société des Amis des Noirs, Sociedad de Amigos del Pueblo Negro) algo que, lógicamente, no sentó bien a los traficantes de esclavos negros, por lo que fue incluso atacado en Londres por un grupo de hombres armados, encuentro del que salió indemne como mejor pudo (sin poder tener a mano su arma favorita: la espada). Con la llegada de la Revolución francesa Boulogne simpatizó con la causa revolucionaria, accediendo a ser capitán de la Guardia nacional y luego coronel de una fuerza legionaria (integrada por un buen puñado de hombres negros) que cosechó importantes éxitos en su lucha contra los austríacos (dentro de la campaña de las guerras revolucionarias o de “coalición” de las monarquías europeas contra la revolución francesa)

Después de un período de estancia en la cárcel bajo el convulso reinado del terror de Robespierre, se libró (a pesar de todo –su pertenencia indirecta a la nobleza-) de ver como su cabeza podía terminar rodando, como una cualquiera más, por los suelos parisinos, Boulogne volvió al Caribe para ejercer de mediador en las revueltas negras emancipatorias de los esclavos por los que él había luchado, rebeliones que finalmente fueron reprimidas sin contemplaciones, por lo que retornó desilusionado a Francia para ser (brevemente) director de una nueva orquesta (Le Cercle de l’Harmonie, El Círculo de la Harmonía). Pero Saint George, a pesar de que volvió a atraer numeroso público en sus vigorizantes conciertos tenía el destino marcado y murió, enfermo, prácticamente, en soledad, abandonado a su suerte indigente, un día 10 de junio de 1799 a los cincuenta y cuatro años.

 …Y LA MÚSICA

Las composiciones de Joseph Boulogne, injusta y totalmente olvidadas en el cajón de la historia musical (tanto en grabaciones como en interpretaciones en concierto, quién sabe si más por razones extramusicales que otra cosa), son obras admirables en su conjunto. Boulogne brilla (y mucho) con la luz propia de un soberbio artista dotado para la música, con, la particularidad de que las suyas no fueron composiciones de encargo sino para ser interpretadas (los Conciertos para violín) por él mismo, lo cual requería desplegar, de partida, menos “inventiva”, aunque esto no deja de ser subjetivo puesto que la mente del artista es siempre libre. A pesar de ello, la crítica (o una parte de ella; la “prestigiosa” revista Gramophone, del Reino Unido) no le otorga mucho mérito a Saint George, tachándolo despectivamente de previsible. Ni falta que hace que le adulen; la Pérfida Albion son los herederos de un imperio con olor a naftalina y tráfico de esclavos, cuya aportación al clasicismo musical es simplemente inexistente y, en el conjunto de todos los períodos musicales (renacimiento, barroco, clasicismo, romanticismo y música contemporánea), la mediocridad musical inglesa es auténticamente alarmante (por ejemplo, los pestazos “victorianos” de Elgar y otros coetáneos suyos de finales del siglo XIX y primeros del XX), con algunas salvedades.

A la hora de establecer una comparación de Boulogne con sus contemporáneos musicales más lustrosos del siglo XVIII, hay que recordar que, en el caso del alemán Haydn, éste compuso durante casi toda su vida sinfonías (más algunas obras de cámara y algún que otro oratorio y misa) para la corte de los príncipes húngaros Estèrhazy, en un entorno de absoluta placidez y libertad (dentro de un orden), mientras que Mozart estuvo bajo la férrea dictadura del arzobispo Colloredo en primer lugar y luego fue por libre, eso sí, sin olvidar que fue exprimido, en su infancia, como un limón, por su padre Leopold. Boulogne, además de compositor (para sí mismo, recordemos, una nota diferencial importante) estuvo inmerso en otras actividades (incluida la militar, aunque al final de su vida) debiendo superar infinidad de trabas (incluidas las racistas), tanto para componer como para dirigir sin la sombra de ser considerado un “negro”.

boulogne portada 1

El cuerpo central de la obra musical de Saint George son los Conciertos para violín (un total de 14) donde no faltan nunca momentos vivificantes, refrescantes, alegres, de notable expresividad sonora, elegancia parisina, virtuosismo o las influencias estilísticas de la Escuela de Mannheim. Los Conciertos Op. 2 nº 1 y 2, el Op. 3, el 5 nº 2 y el Op. 8 reúnen todas las virtudes compositivas del artista, en unas partituras de construcción cálida y efusiva, de contrastada y envolvente lírica (segundos movimientos, el intenso y largo Adagio del Op.2, nº 1), espirituosas, lógicamente virtuosas y “mozartianas” (sabiendo que el “copión” de Mozart se las arregló para “plagiar” a nuestro “moreno” escuchando atentamente sus conciertos de París). Las restantes obras violinísticas (al igual que la Sinfonía op. 11) son igualmente estupendas, a excepción, quizás, del Concierto para violín nº 4 en re mayor, un tanto prosaico y sosainas.

Destacan, tanto como los conciertos para violín, las Sinfonías concertantes (que solían ser para diversos instrumentos, pero aquí sobresale el violín), en particular las op. 9, 10 y 12, y algo menos la Op. 13,  voluntarista y a un nivel algo inferior al resto, pero dentro de los mismos parámetros estilísticos que el resto de Sinfonías . En todas ellas podemos ver reflejados los mismos elementos discursivos que en los conciertos para violín: a saber, texturas cristalinas, impulso cantable, gusto por el estilo galante, vitalidad y belleza del conjunto. Obras de un grandísimo músico, sin duda alguna.

La orquesta encargada de ejecutar el escogido repertorio de Saint George (12 conciertos para violín, 6 sinfonías concertantes y una Sinfonía) es la Orquesta de la Radio de Pilsen (de donde procede una famosa cerveza), a cuyo frente está el ignoto Frantisek Preisler (jr), que para ser una segundona (o tercerona) de la República Checa resulta ser una formación que suena pero que muy bien, engarzada en todas sus secciones (especialmente una cuerda casi perfecta) y responde a las exigencias de la música de Saint George, interpretando las piezas con soltura, transparencia, gracilidad, justeza de acentos, viveza de “tempi”, calidez en los movimientos lentos y naturalidad clasicista. El solista de violín, Miroslav Vilimec, frasea todos los paisajes violinísticos del “mulato” con claridad, virtuosismo y convicción, sacando buen partido de las cadenzas propias para su lucimiento. Una enorme ejecución la del solista checo. La grabación, de mediados de los años 90 del siglo pasado, es realmente muy buena.

Joseph Boulogne, sin duda, tuvo una vida agitada, intensa, luchando en todos los frentes y contra toda adversidad, en un mundo, el musical del siglo XVIII, que era prácticamente infranqueable para aquel no tuviese vínculos con la aristocracia y menos para el que fuese de una raza diferente a la caucásica. Parece mentira pero Boulogne no tuvo ninguna calle parisina en su honor hasta el año 2001, por iniciativa de unos…antillanos residentes en París, con polémica incluida de si fue o no coronel del ejército francés, como figura en la inscripción de la placa. Merecidamente debería, además, Boulogne, figurar al lado de los más grandes compositores del clasicismo y tener una película de tanto o más renombre que la afamada y mediocre Amadeus, que en su día Milos Forman dedicó al genio de Salzburgo.

FUENTE (biográfica): http://chevalierdesaintgeorges.homestead.com/Page1.html

EL ARTE MUSICAL DE BOULOGNE

Concierto para violín op. 2 en re mayor, nº 2 (3. movt. Rondeau)

 

Sinfonía Concertante Op. 12 en mi bemol mayor (2 movt. Rondeau)

 

Concierto para violín Op. 3, nº 2 (2. movt. Molto Adagio con sordini)

 

Concierto para violín Op. 8, nº 1 (3. movt. Rondeau)

Sin novedad en el frente político griego: el clon de Podemos, Syriza, se alía con la derecha nacionalista

alexis-tsipras_panos-kammenos

             La “izquierda” (a la derecha) siempre se llevó a partir un piñón con la derecha

Como dice Carlos Tena en su blog: “la primera en la frente”…y no será la última. Aunque sorprender, lo que se dice sorprender…a mí no me ha cogido desprevenido el pastelazo de Syriza con la derecha “independiente”, puesto que ya sabía de que pasta estaba hecho el partido político de Alexis Tsipras, hábiles manipuladores, aglutinadores y desmovilizadores del descontento griego, de las protestas y luchas callejeras. Nada más aterrizar en el poder los hermanos siameses griegos (Syriza) de la formación de Pablo Tuerka (Podemos), se han apuntado, no al pragmatismo (que es un término demodé) sino a la “real politik made in Spain” o, más exactamente, europea. ¿Quiénes son aliados naturales, a la par que delfines sumisos de la OTAN y el putón verbenero Christine Lagarde (FMI)? La socialderecha, aquí, en España, encarnada por el monomio-binomio PPSOEGAL y en Grecia con otras caras, pero de igual o con parecido armazón de cemento que los que les precedieron, el “sorprendente” pacto socialderechista auspiciado por Syriza.

Es evidente que hay algo sucio en este pacto de gobernabilidad (estabilidad, rezan con alivio algunos) “a la griega”, impuesto muy seguramente por terceros ajenos al escenario político griego. De lo contrario ¿acaso en el nuevo arco político de Grecia no había formaciones más “afines” a los socialdemócratas ganadores de las elecciones (radicales, según la caverna fascista española) de Tsipras? Así es, el Partido Comunista Griego (con quince escaños obtenidos, dos más que el nuevo socio gubernamental de Syriza, los Griegos “Independientes”, de derechas) podían haber sido una opción razonable para un cambio, aparentemente, más real, más combativo contra la Europa de los mercaderes y la OTAN. El KKE griego (Partido Comunista) ya dijo, de todos modos, que “no apoyarían a Syriza porque nosotros estamos en contra de la UE, la OTAN y las cadenas del capitalismo”. Pero una vez más, una formación que supuestamente dice ser de “izquierdas”, demonizada falsamente como de “extrema izquierda” por los corruptos mass-media, se entrega al posibilismo y al pactismo derrotista, para seguir orbitando en torno a la OTAN y a lo que manden los capitales. Más de lo mismo o el arte del engaño como arma de tergiversación masiva.

¿Se trata, el griego, de un mero pacto “coyuntural” o hay una decidida intencionalidad política de “cambiar casi todo para que nada cambie” si no es dándole a Grecia un barniz más “social” y renegociando la deuda con Bruselas en condiciones que todavía están por ver, pero que apuntan a que los griegos tendrán que seguir pasando por el aro? Uno de los miembros, ministrable, de Syriza ya ha dicho que de salir del Euro o la OTAN “ni hablar”, que no están por el “frentismo” y que la deuda se negociará (“reestructurará” en el embaucador y neocapitalista lenguaje de los nuevos tecnócratas de “izquierdas”) de forma “constructiva” (es decir, cediendo jirones de soberanía…pero en plan izquierdista). Al rescate griego es muy posible que lo den una mano de jabón para suavizar el descontento de las masas populares, pero manteniendo lo sustantivo que no es otra cosa que amarrar el barco griego (que ya le tienen bastante anclado, con o sin Syriza), mientras los políticos griegos seguirán jugando al dominó con eso que llaman “pueblo”, consolidando una nueva estafa política.

La senda de los criminales: del ‘Je suis Charlie’ al ‘Je suis Abdallah’

Sin título

#Je Suis Abdallah es la réplica que, en las redes sociales, algunos han querido propagar de forma merecidamente burlona, en contraposición a esa otra consigna de diseño que ya tenían elaborada de antemano en las cloacas francesas, llamada Je Suis Charlie (Yo soy Charlie), con motivo del asesinato de los periodistas franceses del semanario islamófobo Charlie Hebdo. Abdallah, muerto esta semana donde no debía (en la cama), fue el jeque-monarca del que es un despótico reino feudal árabe, Arabia Saudita, que se  caracteriza por aplastar de forma sistematica, con las más crueles torturas y asesinatos medievales, a todo aquel que oponga cualquier leve disidencia a su tiranía. Siendo ésta la seña de identidad más relevante de la dictadura wahabí, a nivel interno, sobresale aún más las poderosas y estrechas relaciones que el régimen feudal saudí mantiene con EEUU y Europa.

En particular, en lo que afecta a España, el depuesto (por el CNI) Rey de Franco, Juan Carlos de Bribón, fue uno de los más intimísimos del carnicero saudí mientras que, por otro lado, las relaciones comerciales hispano-saudíes siguen yendo por buen camino. El régimen saudí ha encomendado a España proyectos tales como la construcción del tren de alta velocidad, AVE, a la Meca, quien sabe si circulando con más de una cabeza, mano y pie cortadas al gusto del Gobierno de España. Habilidades charcuteras (lo de rebanar cuellos) especialidad de la real casa saudí, como bien es sabido (por algunos). A los empresarios españoles lo de llenarse los bolsillos con dinero manchado de sangre es un signo de distinción.

Al margen del factor, importante, petrolífero que supera cualquier barrera o discusión sobre derechos humanos para los gángsters euroamericanos, lo sustantivo en las alianzas políticas, militares y económicas de Occidente con los petroterroristas sauditas, viene dado por una llave maestra nada desdeñable: el país de la sharia sirve de monitor geoestratégico para EEUU y Europa en la región, con objeto de minar y desestabilizar países del entorno no sometidos, todavía, al anglosionismo. La nación del ya fallecido decrépito asesino Abdallah sirve para estos fines y es una de las principales fuentes de financiación del terrorismo radical islámico que, a su vez, es igualmente patrocinado por servicios de espionaje como la CIA, el Mossad israelí o el MI5 británico.

El suministro de armas, entrenamiento, dinero y logística a los grupos terroristas que están operando en Siria (antes en Libia) se lleva haciendo, a varias bandas, desde que se activaron por EEUU las mal llamadas “revoluciones árabes”. En concreto Arabia Saudí, Turquía, Qatar, Emiratos Árabes, EEUU y la OTAN son la fuente militar y económica de ese batiburrillo terrorista que se han inventado en la sede de la CIA, se llame ISIS, EI, AlQaeda, Al Nushra o Boko Haram. Este es el juego criminal de Occidente con sus amistades nada “peligrosas”. Todo por la pasta y luego a hacer de plañideras porque, falsamente, vinieron los yihadistas a por nosotros. Un teatro de operaciones que hubiera hecho las delicias de Goebbels, Himmler y cualquier estratega de la Alemania nazi

La estupefacción, o gran sorpresa, en la muerte de un agitador terrorista bienpagao por Occidente no es que haya sido motivo de desprecio generalizado en esas “cancillerías” que defienden con la hipocresía más deleznable derechos humanos y otras milongas escritas en papel ensangrentado de la OTAN y Gladio…sino que el finado torturador Abdallah se ha convertido nada menos que un personaje objeto de veneración entre los canallas que dicen gobernar democracias respetuosas con los derechos y libertades de…los banqueros. Veamos tres, suficientes, ejemplos.

  • En el Reino Unido de Cameron han tenido la brillante idea de izar banderas a media asta en los edificios oficiales por la muerte del criminal saudí.
  • El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, describió al difunto rey, con el habitual cinismo homicida estadounidense, como “un socio valiente en la lucha contra el extremismo violento y desempeñó un papel muy importante como defensor de la paz“.
  • La directora ejecutiva del FMI, la madame del putiferio financiero mundial, Christine Lagarde, alabó a Abdalá como (atención) “un firme defensor de las mujeres”.

Usted alucine lo que quiera, pero así transita la verdad “democrática” en el corrompido Occidente. Mientras Arabia Saudita decapitó a no menos de cien personas el año pasado; mientras encarceló a diez años y condenó a mil latigazos al disidente pacifista Raif Badawi; mientras las mujeres no pueden conducir, están bajo la tutela esclavista del “amo” de turno (a la vieja babosa sumisa de Lagarde le deben gustar las sesiones sado saudíes) e incluso las propias hijas del déspota fueron arrestadas y confinadas en sus domicilios durante trece años por levantar la voz contra la opresión; mientras existen miles de juicios-patraña, torturas y ejecuciones públicas, cualquier derecho humano no importa si Arabia Saudita sirve a los objetivos e intereses terroristas de EEUU, Israel y Europa en Oriente Medio. La moneda, el imperialismo neocolonial, es lo que, verdaderamente, cuenta. De pasito, orquestan las conocidas falsas banderas en Europa para controlar y lobotomizar a la opinión pública y…”todos somos Charlie”, pero “no somos” Badawi o los centenares de asesinados por la dictadura saudí (“sponsorizada” por Occidente) o las bombas de la OTAN e Israel.

Como alguien decía “mientras Venezuela (o Cuba) es tachada de dictadura, se llama ‘liberal’ y ‘reformista’ al fenecido matarife saudí. Surrealismo puro”.