Cómo removerse en la inmundicia sensacionalista y no morir en el intento: el ‘demonio’ pro-ruso que ‘derribó’ el vuelo MH17

basuraperrodística

           ENLACE AL PASTICHE DESVERGONZADO DE COLASETE (CLIC EN LA FOTO)

Los tabloides del régimen corrupto español suelen ofrecernos a menudo, en sus dominicales, reportajes que luchan por hacerse un hueco sensacionalista en la ya de por sí habitual, agobiante y defecante propaganda occidental, entre los más variados acontecimientos políticos que suceden a lo largo y ancho del planeta. Es un tipo de propaganda orientada a desinformar, intoxicar y a utilizar el viejo recurso del amarillismo para sodomizar políticamente a los menos preparados. En el caso de Ucrania, los correveidiles rastreros de la banda criminal OTAN y demás chivatos del espionaje occidental están esforzándose por incrementar exponencialmente las mentiras propagadas por Washington, esta vez a cuenta del derribo del avión malasio en territorio ucraniano. Es una estrategia harto fútil que recurre, una vez más, a la fabulación, a la caricaturización, a modelar arquetípicamente y a resaltar los elementos “demoníacos” del personaje o personajes objeto de estas campañas de deformación masiva, en aras de conseguir el deseado efecto intoxicador mediante un cuidadoso marketing de avanzada “guerra psicológica desinformativa”.

Este domingo le ha tocado el turno al diario-panfleto ELMUNDO (otro medio tutelado por el Pentágono) reflejar un detritus periodístico sobre la, según su corresponsal en Moscú Xavier Colás, probada autoría pro-rusa-rebelde en el atentado contra el avión del vuelo MH17. Según los delirios pro-norteamericanos de este juntaletras desinformador, el ideólogo y perpetrador del crimen aéreo responde a un “demonio” de nombre Igor Nikolaevich Bezler: el hombre que permitió que 298 pasajeros, 80 de ellos niños, volasen por los aires. Todo el artículo es un previsible e infame rosario de tendenciosidad, pruebas falsas, hechos manipulados, efectismo de brocha gorda e historias con ese sabor a guerra fría que tanto gustaba a los anticomunistas de salón del siglo pasado. Sólo que este iletrado, ignorante y pordiosero patán rusófobo, que escupe bilis de la CIA en el ex medio de Pedrojeta Ramírez, no  serviría ni para analista de cuarta en las cloacas de la OTAN.

Empieza el recital de basura del Colás con un impactante «Carguen, apunten, fuego». Igor Nikolaevich Bezler recitó la secuencia con una monotonía en la voz propia de cualquier otra rutina castrense. Para seguir, a continuación, (¡faltaría más!), haciendo un recordatorio del pasado ex soviético de Bezler, sin duda para remarcar el carácter “estalinista” y “comunista” del personaje, faltas intolerables, por supuesto, para este Colás, un refinado defensor de la Junta Golpista neonazi de Kiev. Afirmación, ésta última, que no es gratuita por cuanto el tal Colás habla del depuesto presidente ucraniano Yanukovich en términos absolutamente despectivos. Legitimando el golpe, vamos: Cuando el títere que Moscú tenía en Kiev -el presidente Victor Yanukovich- cayó tumbado por una revuelta popular. Un presidente elegido democráticamente, Yanukovich, resulta que fue el títere de Moscú derrocado por una revuelta “popular”. Se le olvida decir al escribano fantoche de El Mundo que esa “revuelta popular” fue gestada por la CIA en la embajada norteamericana de Kiev. Que la violencia terrorista desatada en Maidan, por elementos fascistas, fue organizada por EEUU y Europa. Que la consecuencia fue el deseado golpe de Estado diseñado por Washington y Bruselas.

Voy a obviar la escoria que este individuo relata sobre Crimea y vamos a tocar la ficción novelada de Colás acerca del vuelo derribado por el ejército fascista de Ucrania o alguno de sus escuadrones de la muerte (los que actúan a las órdenes del judío Kolomoisky). Ese derribo es atribuido por este “geniecillo” de las cloacas mediáticas, como no podía ser de otro modo, al “demonio” Igor Bezler y a sus hombres. Dice el enviado de El Mundo: Con sus hombres perdiendo posiciones por culpa del eficaz binomio que forman las tropas de tierra y la aviación ucraniana, Bezler vio la oportunidad de devolver el golpe cobrándose una nueva pieza militar del cielo. Fue informado de que un punto estaba parpadeando en el radar, volando a 10.000 metros. En pocos minutos un misil trepaba por el cielo despejado sobre Pervomayski, la localidad donde esa mañana sus hombres habían colocado una lanzadera de misiles Buk al que los chicos de Bezler llamaban «esta preciosidad». Todo un repertorio de desinformación trapacera, engañosa, falsa, que continúa con el bulo de unas grabaciones, manipuladas, que la Junta Golpista de Kiev publicitó al mundo y que han quedado sobradamente dejadas con el culo al aire, salvo para EEUU y sus gángsters europeos. Colasete se cree todo lo que le cuentan y por eso le gusta dar pompa a su libelo, fantaseando con el amarillismo más “in-mundo” Bezler pasó de ser una Bestia paneslava a un villano de talla mundial.

colc3a1s

     El charlatán de la CIA en Moscú, Xavier Colás

Colás retrata en su infecto pasquín, casi minuciosamente, el perfil psicológico, perverso y cruel de Bezler: De él dicen que tiene el récord de aviones del ejército ucraniano derribados y también buenas marcas a la hora de hacer prisioneros. Los desnuda, los graba en vídeos que después acaban en las redes sociales y luego los intercambia por sus hombres capturados. Si te llevas bien con el Demonio significa que tendrás al menos una oportunidad de librarte si te pillan los ucranianos. El demonio ruso devorahombres ya está listo para entrar en el Museo de los Horrores de los más abyectos criminales de la historia, junto a Hitler y Obama. Luego, llega la demonización relativa al estado psiquiátrico de Bezler y, de paso, envía recado a la inteligencia militar rusa faltando groseramente a la verdad con nuevas patrañas, tratando vanamente de resaltar el carácter “mercenario-tribal” de la resistencia antifascista: Es un producto típico, con algunas taras, de los servicios de inteligencia militar rusos. Discreto, y tal vez el más misterioso de todos los señores de la guerra que mandan en esa zona de Ucrania.

La orgía demonizadora de Colasete prosigue contra Bezler desde el “habituado al ojo por ojo” y sus aires de antaño de “sheriff” a un final digno del estercolero informativo que representa el diario al que sirve o para el que se arrastra: para él (Bezler) el separatismo está en el lado ucraniano, «porque esta tierra siempre fue rusa», repite señalando el entorno verde de Donetsk, que ahora tiene 20 kilómetros que todavía huelen a cadáver. Y todo porque este demonio vestido de camuflaje quiso rascar el cielo a ver qué caía

El separatismo o las luchas populares en el Este de Ucrania contra el fascismo de Kiev se resumen, para el cateto plumífero asalariado de ELINMUNDO, en que el “demonio quiso rascar el cielo a ver qué caía”. De verdad, cuánto despliegue de intelecto y sabiduría narrativa periodística. En el Este de Ucrania hay un “demonio” y “señores de la guerra”, pero no existe una brutal limpieza étnica, una masacre que fue preparada con asesoramiento de la inteligencia extranjera en contra de los rebeldes “rusos”. Al parecer, la matanza en la Casa de los sindicatos de Odessa fue un “desliz” de los paramilitares-mercenarios ucranianos, las armas químicas utilizadas contra la población de Donbass y Slaviansk se guardan bajo las alfombras de la OTAN, los ataques deliberados contra la población civil del Este, con armamento pesado, son una ilusión óptica.

Ruego a Putin que eche de Moscú a este siniestro personaje y lo envíe empaquetado a Kiev para, si tiene huevos, se plante ante las milicias del Este y refrende, con las armas en la mano, lo que ha vomitado en su periodicucho. Aunque me parece que no iba a servir mucho más que para limpiar el culo a la dictadura chocolatera de Kiev.

PD: Me faltaba una addenda, imperdonable….es de hace casi dos meses:

Sin título

Matanza aérea en Ucrania: desmontado el fraude criminal de EEUU y Europa contra Rusia y las milicias del Este

La línea de puntos blanca es la trayectoria del vuelo MH17. Las dos líneas continuas de color verde los diez trayectos anteriores de otros vuelos que evitaron la zona de Donetsk y Lugansk

La línea de puntos blanca es la trayectoria del vuelo MH17. Las dos líneas continuas de color verde son los diez trayectos anteriores de otros tantos vuelos que evitaron la zona de Donetsk y Lugansk

No han pasado ni cinco días desde que Occidente ha ejecutado un nuevo programa mortífero de su particular agenda del crimen internacional (una nueva falsa bandera para entendernos, esta vez en territorio ucraniano, donde las milicias rebeldes del Este combaten contra la dictadura chocolatera de USA-Europa) cuando ha sido puesta en evidencia la participación de la OTAN,  los servicios secretos de EEUU e Israel y la propia Junta Golpista de Kiev. El 17 de julio de 2014 es ya otra fecha infausta para la memoria de las falsas banderas terroristas. Un avión de Malaysia Airlines, vuelo MH17, se estrelló a sesenta kilómetros al este de Donetsk tras, supuestamente, ser alcanzado por un misíl, pereciendo los 298 ocupantes que iban a bordo. Esta vez no han tenido que pasar veinte años, como en Lockerbie, en 1988, donde, en otro atentado similar, se demostró que la banda sionista Mossad fue la ejecutora de la masacre del avión de la Pan Am, aunque la versión oficial sigue vendiendo que el régimen del ejecutado Gadafi estuvo detrás de aquél atentado..

Existen muchos puntos negros en este nuevo ataque y, para desgracia del nuevo orden imperial, todos, absolutamente todos, convergen necesariamente hacia él y su aliado genocida ucraniano. La impotencia de los golpistas de Kiev para controlar a los rebeldes del Este y el plan diseñado por la Casa Blanca para Ucrania, en el que los “pro-rusos” son un considerable “estorbo” para cercar y asfixiar a Rusia (país que forma el eje central de los BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica-, la alternativa a la hegemonía militar y económica imperialista), ha desencadenado esta nueva “operación negra” contra la vida de cientos de inocentes. Gladio, de nuevo, redivivo y más terrorista que nunca.

Una verdadera estampida de acusaciones incriminatorias e intimidatorias han caído, como era de esperar, sobre las autodefensas del Este de Ucrania y, sobre todo, contra Rusia. Los tabloides de la OTAN han propagado el más variado matonismo dialéctico contra Moscú: “Los rebeldes de Putin volaron el avión”, dicen desde la basura mediática de la Pérfida Albion, mientras que en la América de ese detritus llamado Obama son, también, previsibles y deliberadamente conspiranoicos: “Rusia está detrás del derribo del avión de Malaysia Airlines”, reza el diario del Pentágono, New York Times. Las declaraciones altisonantes políticas no se han hecho esperar: desde el inevitable fascista John McCain, lanzando llamados a estrangular a Rusia, hasta la guerrera psicópata sionista Hillary Clinton (quien en los meses previos ya había enviado veladas amenazas a Putin comparándole con Hitler) clamando por ir más allá de las “sanciones” contra Rusia, sin olvidarnos de los diversos mercenarios que Washington tiene repartidos por las capitales europeas. Pero como también era de prever ninguno ha puesto una sólida prueba sobre la mesa que fundamente sus inanes acusaciones, salvo aquella vieja proclama nazi serranosuñerista de “Rusia culpable” que debe vender de maravilla ante la masa de borreguitos acríticos que se sientan frente al televisor. Eso sí, todo este conglomerado de gángsters están con la boca bien cerrada ante la bestial escalada homicida de Israel en Palestina. Horrorizados (hipócritamente, porque saben que están detrás de la masacre) ante 300 cadáveres de los suyos en Ucrania e indiferentes (y solidarios con el sionismo) ante 400 civiles palestinos asesinados con aviones de combate, helicópteros y tanques.

Para comprender el significado de este nuevo y brutal atentado terrorista hay que situarse correctamente en el contexto de lo que significan los objetivos de control totalitario que han puesto en marcha los “globalistas” del nuevo orden mundial. El diseño de este caos global de falsas banderas se hizo, básicamente, después de terminada la guerra fría. Había que refundar una nueva estrategia geopolítica basada en activar el terrorismo fundamentalista islámico, promover la división de facciones combatientes en los países islámicos dudosos o confrontados con el imperio, intensificar las campañas de provocaciones terroristas contra Irán, Venezuela, China o la República Democrática Popular de Corea y abrir en canal el frente europeo ex socialista con alborotadores y delincuentes callejeros mediante un marketing a base de “roboluciones” de colores (Ucrania, Georgia…) para, en definitiva, acogotar a Rusia, incendiando (al mismo tiempo) las regiones aledañas a Moscú (Chechenia).

Las llamadas “primaveras árabes” han sido el último timo por entregas, vendido en estampitas izquierdistas, para los crédulos de corte “ninista”, tipo Santiago Alba Rico, el jeque-filósofo del califato “revolucionario” de Oriente Medio. Pero la engañifa del Mufti “tunecino” Rico se sustentaba en un argumentario que era, a lo sumo, para todos los tontos útiles troskistas. Las mal llamadas revoluciones árabes no se hicieron para establecer la “democracia” o liberar de las tiranías a los oprimidos, sino para redefinir el tablero geoestratégico de Estados Unidos e Israel. De hecho, ni una sola “robolución” se programó (¡lógicamente!) para los regímenes amigos de EEUU: la dictadura rebanapies y manos saudí o las monarquías “yihadistas” de Bahrein, Qatar y Emiratos Árabes, donde se silenciaron las ocasionales protestas (miméticas de las anteriores, pero espontáneas) con una brutal represión policial y mediática. Las “primaveras árabes” no fueron algo natural sino que fueron planificadas con anterioridad por los estrategas de la CIA, el Pentágono y el Mossad.

Se puede decir que el crimen de Ucrania ha actuado, de algún modo, de apantallamiento de otro gran crimen tolerado y auspiciado por eso que llaman Comunidad internacional, la masacre genocida israelí en Gaza. Sin duda dos actos coordinados entre las respectivas agencias de espionaje de EEUU-Europa-Israel para amortiguar el terror del Holocausto palestino. Estas cosas, ya se sabe, no se improvisan así como así. El desdén, justificación de las matanzas de civiles, el apoyo militar o cooperación económica con el monstruo sionista debería ser motivo suficiente para llevar a un tribunal penal internacional independiente a toda la pandilla de gobernantes europeos y americanos para ser juzgados y, posteriormente, ejecutados.

395199dfbfbb70bcce7d7992310af2d6

Lo primero que llama la atención de la provocada catástrofe aérea del vuelo MH17 de las líneas aéreas de Malasia, un Boeing 777, es que fue introducido  consciente y deliberadamente en la zona caliente de Donetsk, donde las milicias antifascistas de aquella región están combatiendo con determinación frente a los golpistas. El aparato malasio volaba fuera del corredor que normalmente habían utilizado anteriormente los aviones que realizaban el trayecto sobre el espacio aéreo de Ucrania, para evitar la zona de alto riesgo ya que habían sido derribados varios aviones militares del Ejército ucraniano. Es una evidencia incuestionable, irrebatible, que a ese avión le “obligaron” a cambiar de rumbo. La corrección de la altitud y la propia caída de ésta, de 35.000 a 33.000 pies, corroboran esta teoría. Por otra parte, el Boeing estuvo siendo guiado, como era lógico, exclusivamente por los controladores de Ucrania, en Kiev y en Dnepropetrovsk, por lo que cabe deducir que el piloto condujo el avión, en base a las supuestas instrucciones de los controladores, hacia el norte (salvo que se hubiera manipulado algún código de vuelo en el aeropuerto de Schiphol, Amsterdam) atravesando la ratonera de Donetsk donde le esperaba un misíl tierra-aire o un caza, con toda seguridad, en ambos casos, del ejército ucraniano o sus mercenarios. Las milicias antifascistas eran los actores ideales para ser empleados como cabezas de turco y así dar verosimilitud a la trama.

Otro hecho desvergonzado que se ha añadido a la prevista campaña de patrañas orquestadas contra Moscú y las autodefensas de Donetsk es el audio publicitado por los chocolateros genocidas de Kiev por el que, supuestamente, se demostraba la participación de los rebeldes en el atentado con el lanzamiento de un misíl. Grabaciones chapuceras que resultaron ser completamente falsas, sin duda inducidas de antemano por la CIA. Las conversaciones de milicianos “separatistas” en la que reconocían su participación en la masacre eran el resultado de retoques, de audios fragmentados y, por tanto, no relacionados entre sí. Pero lo más importante de todo fue que las grabaciones se realizaron…un día antes del ataque al Boeing del vuelo MH17. Se quería poner a la venta un monumental pucherazo y les había salido el tiro por el ojete. Aún con todo, Rusia y “sus” milicianos son culpables frente al mundo de haber lanzado el misíl porque lo dicen Obama, la OTAN y el Reino Unido, probados criminales de guerra. Los chiripitifláuticos de la OTAN siguen con su particular opereta. Hasta se inventan “pistolas de humo” y confabulaciones paranoides para consumo de los más rambos e imbéciles del planeta. Uno de los que aquí bate récords de fantoche en ejercicio es un tal J. I. Torreblanca en su blog Café Steiner de ELPAIS, un fabulador que toma la voz prestada del Financial Times, periódico ultraconservador y boletín habitual de Wall Street. Torreblanca dirige un think tank neoliberal de esos que tanto abundan para reír las gracias a George Soros, el FMI y Bilderberg.

OPERATIVO DE FALSA BANDERA DE LA OTAN A LAS PUERTAS DE UCRANIA. LOS MERCENARIOS DEL OLIGARCA ULTRADERECHISTA KOLOMOISKY. LA RED DE ESPIONAJE ISRAELÍ EN EL AEROPUERTO SCHIPHOL DE AMSTERDAM

Eric H. May (ex capitán de la inteligencia militar de EEUU), señalaba hace tiempo que: “la forma más fácil de llevar a cabo un ataque de falsa bandera es mediante el establecimiento de un ejercicio militar que simule el ataque que se desea llevar a cabo”. ¿Quién se acuerda del 11-s donde hubo ejercicios militares simulados (Vigilant Guardian, vigilant warrior, National Reconnaissance Office Drill)? ¿Y del 11-m? (Ejercicio miitar CMX04 de la OTAN) ¿Y del 7-j? La OTAN, en medio del atentado terrorista de Ucrania, realizó un ejercicio militar de diez días de duración (código BREEZE 2014) en el Mar Negro, a tiro de piedra de Rusia y Ucrania. El ejercicio incluía operativos de guerra electrónica y la utilización de aviones de inteligencia como el Boeing EA-18G Growler y el conocido comúnmente como AWACS (Airbone Warning and Control System), avión de espionaje ultrasofisticado. La OTAN, sin duda alguna, tenía que tener un control absoluto, a través de sus radares y dispositivos de vigilancia electrónica, sobre las regiones de Donetsk y Lugansk.

1280px-USS_Vincennes_(CG-49)_Aegis_large_screen_displays

Se sabe que el ejército de USA puso claramente de manifiesto que el ejercicio de diez días implicaba la “supervisión del tráfico comercial de aviones”, por lo que el uso de una refinada red de inteligencia y de elementos de guerra electrónica hacen muy plausible que el vuelo MH17 estuviera bajo supervisión del mando atlántico. A este respecto, la operación BREEZE incluyó el sistema de radares AEGIS, los cuales tienen la facultad para rastrear y guiar misiles en un gran área que podría abarcar perfectamente toda la región del Este de Ucrania y también todas las aeronaves situadas en dicha área. Desde el Mar Negro la OTAN tuvo que rastrear necesariamente el avión objeto del atentado y también la salida del misíl contra el avión.

El vuelo MH-17 fue derribado, como es sabido, en la zona de conflicto donde las fuerzas de choque rebeldes luchan contra el ejército ucraniano de la Junta Golpista. Pero no sólo hay un ejército regular a las órdenes de Kiev sino también un complejo núcleo de mercenarios privados que están a sueldo de un multimillonario oligarca judío-ucraniano, Ihor Kolomoisky, mecenas del partido ultraderechista ucraniano Sector Derecho. Kolomoisky es el digno sucesor del colaboracionista nazi-ucraniano Stephan Bandera por su talante criminal y sus ínfulas etnicista-sionistas. La masacre cometida semanas atrás en la casa de los sindicatos de Odessa llevaría su firma.

El oligarca judío tendría en nómina a un grupo de asesinos bien pertrechados, tanto con armamento obtenido del propio ejército ucraniano como procedente del mercado negro. Todos los indicios apuntan a que los mercenarios de Kolomoisky dispondrían del sistema de misiles tierra-aire BUK, el que dicen utilizó la resistencia del Este para derribar el avión Boeing 777, demostrada y notoria falsedad que…mira por donde quien podría tener a su cargo el juguetito que acabó, supuestamente, con la vida de trescientas personas. Los combatientes irregulares incluirían mercenarios ucranianos pero también extranjeros (georgianos, rumanos e incluso neonazis procedentes de Suecia y Alemania). Estarían repartidos en cuatro batallones (Azov, Aidar, Donbass y Dniepr). El Dniepr habría sido el responsable del bombardeo del edificio sindical de Odessa y la quema de personas que se habían refugiado en la comisaría de Mariupol. 

Según Wayne Madsen informes indicarían que algunos de los georgianos que sirven en el ejército de mercenarios de Kolomoisky habrían sido entrenados en el uso de sistemas de misiles BUK,  previamente vendidos por Ucrania a Georgia bajo la presidencia de Mikhail Saakashvili. Kolomoisky habría utilizado «servicios de consultoría» del ex presidente Saakashvili en Dnipropetrovsk en la campaña militar y política contra las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk.

Kolomoisky como buen judío sionista cuenta con el respaldo del influyente lobby de Israel en los Estados Unidos para apoyar su causa que no es otra que la de judaizar Ucrania. Kolomoisky ha hablado públicamente, en este sentido, de Ucrania, como la «segunda patria» del pueblo judío. Kolomoisky, según Madsen, “tendría acceso indirecto a los más altos niveles de poder dentro del Departamento de Defensa, la OTAN y la Comunidad de Inteligencia de EE.UU”.

A la hora de buscar ramificaciones sionistas en las masacres indiscriminadas de los últimos años, el Mossad siempre ha estado en vanguardia de las falsas banderas terroristas. Del aeropuerto Schiphol de Amsterdam (Holanda), origen del vuelo MH17, se tiene conocimiento de que es un hervidero de espionaje de la inteligencia israelí cuyo control lo lleva a cabo, básicamente, a través de la seguridad instalada en el aeropuerto. La compañía israelí ICTS, con sede en Holanda, encargada de ello, fue fundada por ex oficiales de la agencia de inteligencia judía Shin Bet. Dicha compañía, a través de su filial Huntleigh, estuvo en las tareas de control y vigilancia del aeropuerto Logan de Boston el 11-s.

¿Qué interés estratégico podría tener para Israel el activar una operación terrorista de falsa bandera, como es el atentado contra el vuelo MH17, en unión de otros probados criminales de Estado, como la CIA o la OTAN? La salvaje invasión de Gaza por el Ejército judío podría servir como un pretexto para estos propósitos, pero se me antoja como una motivación insuficiente, aunque sí la menciona Yoichi Shimatsu, quien apunta algunas pistas que podrían implicar a los espías sionistas, de algún modo, en el derribo del avión malasio. Quizás el Mossad sea, en este caso, un actor no tan importante como pretende Shimatsu. Aunque las decisiones colegiadas a la hora de planificar una falsa bandera se tomarían en consideración para los distintos intereses de los ejecutantes: 

 
En primer lugar, dice Shimatsu, el accidente del MH17 desviaría la atención de los medios internacionales sobre la invasión israelí de Gaza, que ha supuesto una grave ruptura de los acuerdos de paz existentes y un ataque masivo contra los derechos humanos.

- En segundo lugar, Israel, a pesar de contar con intereses económicos sionistas en Rusia, como BP, tiene un interés histórico en el puerto de Odessa dominado por la comunidad judía de aquella región ucraniana, quien tiene una gran participación en el sector financiero, la industria electrónica militar, la producción de misiles y las fábricas de armas. PBN y GQR, son dos organizaciones controladas por los neoconservadores judíos estadounidenses y son la fuerza más influyente en la política de Ucrania.

- En tercer lugar, la destrucción del vuelo MH17 serviría como una advertencia a los gobiernos de Malasia y Australia para que suspendieran una investigación orientada a la posibilidad de que el otro vuelo, el desaparecido MH370, pudiera haber sido objeto de un secuestro por la inteligencia israelí.

Sean o no consistentes estas tres argumentaciones (al menos, las dos últimas) de Shimatsu, lo cierto es que el Mossad no ha reparado nunca en ejecutar matanzas para conseguir sus más sórdidos fines y no, necesariamente, con motivo de que el Estado hebreo hubiera sido atacado previamente ya que, en la práctica, nunca lo ha sido.

El “guaperismo” como estúpida estrategia para el engaño político

Sin título963996

Estúpida pero efectiva, dirán algunos. No hace falta ser muy espabilado para adivinar lo que se esconde detrás de la última “operación guaperas” del Psoe, el del GAL. La salida a escena del nuevo líder del partido de la rosa marchita, Pedro Sánchez, es la viva imagen de un artificio diseñado por los modistos de los poderes más golfos y siniestros que parasitan en este país: banqueros, empresarios, la monarquía y el CNI. Este montaje del Psoe (aplaudido por la ultraderecha mediática) y visto con satisfacción por el otro “partenaire” biparticida del régimen del 78, el siempre franquista y cavernario Partido Popular, responde, sin duda alguna, a evitar o contener un efecto de dominó político a la vista de los últimos resultados de las elecciones europeas. La estrategia de tensión desde las cloacas del Estado y sus dos principales partidos institucionales se ha puesto en marcha contra el avance de lo que dicen ser un peligroso “populismo” del profesor Pablo Iglesias Turrión.

El uso del término “populismo”, calculadamente demonizador, lo dicen los que ven venir con auténtico pánico el fin del chiringuito clientelar que tenían montado al alimón los dos representantes de la oligarquía monárquica biparticida. O eso creen ellos, porque también está por ver si Iglesias va a resultar, o no, un caballo de troya desmovilizador de las luchas populares y se va a ir encorsetando rapidito en el sistema. Yo, dado mi abrumador escepticismo político, no creo todavía en el “efecto” rupturista de Podemos, porque Iglesias no es antisistema (entendido como tal la demolición controlada de las estructuras clientelistas y mafiosas del régimen) y menos aún un bolchevique a la vieja usanza, sin que tenga que serlo, esto último, necesariamente. 

El “populismo” es el vocablo de moda. Se ha arraigado entre el bandidaje político y mediático de este país para desacreditar el discurso aparentemente arriesgado de Iglesias y su formación Podemos. Lo han tomado, sobre todo, de Latinoamérica donde, al parecer, abundan los caudillos populistas, gente que tiene la mala costumbre de dar esquinazo a las estructuras tiránicas de poder capitalista dirigidas por EEUU. ¿Pero qué es ser populista en España? Según el frente abierto por el PPSOE contra Podemos, populista sería algo así como prometer demagógicamente lo que uno sabe que no podrá poner nunca en práctica, eso sí, con el aliño inevitable de toda la parafernalia grosera de la que suelen hacer uso los comilitones del régimen sobre el personaje (Iglesias) en cuestión (que si “castro-chavista”, que si “totalitario”, que si “comunistoide” o “filoetarra”…). Les vale todo, incluidos fantoches comprados a precio de pocilga de Estado para escenificar numeritos circenses. En definitiva, a este país le iba a esperar con Podemos, según palabras de la jefa cortijera andaluza, Susana Díaz, un “corralito”, el “aislamiento internacional” y una inflación “a la venezolana”. Hombre, la verdad, es que suena a chacota oír a esta prócer del paraíso de las mamandurrias, el enchufismo, los pelotazos delictivos marbellíes, los “ERE’s” sindicales y la subcultura del parasitismo andar propagando la doctrina del “shock” contra quien (supuestamente, claro está) iba a ponerles en pelota picada. El master en descrédito ya lo tiene asegurado de antemano esta majadera aduladora de la corrupta monarquía española.

Ahí está el “realismo populista” ejecutado por la banda mafiosa PPSOE (y sus palanganeros mediático-diarreicos) durante todos estos últimos años: sufragar los agujeros de los bancos con miles de millones de todos los españoles, mientras desahuciaban (y siguen haciéndolo) a ritmo de vértigo; pleno sometimiento a la dictadura de los mercaderes de Europa; estrangulamiento de los salarios; aumento exponencial de la pobreza; fomento del despido libre; lapidación de derechos sociales con el asesoramiento de los gangsters que están al mando del IBEX35; llevar las cifras de paro a límites incontrolables; reprimir brutalmente en las calles a través de sus gorilas secretos y uniformados; perseguir carcelariamente a la disidencia con sus juecezuchos franquistas; aliarse hasta la sumisión con los mayores criminales de este planeta (EEUU e Israel…bendito “aislamiento internacional”). En definitiva, todo un repertorio de abyecto populismo neoliberalicida de corte pinochetista.

Así que, aquí y ahora nos llega la solución balsámica al “populismo podemita”. Nos han traido al novísimo muñequito de Ferraz “anti-populista”, tan pulcro y socialista él, puño o engañifa en alto, encantador, atractivo, idóneo para todas las visilleras y charos del país, las belenestébanes y otros incautos creyentes en la socialdemocra-CIA y en la OTAN; el nuevo mesías populachero de la progresía viene para moldear el viejo orden capitalista. Sánchez, sea guapo o feo, tiene el mismo contenido político que sus predecesores. Es decir, más de lo mismo con una manita de “fotochop”.

Sinceramente, esta falsa “modernez” política, insoportable, de vendernos caras nuevas procedentes de antiguallas galosas, un poco al estilo del reciente recambio monárquico, que se la metan, con perdón, por el culo.

 

El ‘secuestro y asesinato’ de tres israelíes fue una ‘psy-op’ del Estado judío para justificar su ofensiva terrorista en Gaza

GENOCIDASSA

La enésima agresión que estos días está padeciendo el martirizado pueblo palestino tiene su origen en el supuesto secuestro y posterior asesinato, días atrás, de tres jóvenes israelíes en la Cisjordania ocupada. La consecuencia inmediata: una nueva “razzia” militar del ejército hebreo sobre territorio ocupado palestino; esa gran cárcel judía llamada Gaza. Según la versión del gobierno hebreo los tres jóvenes israelíes fueron secuestrados y asesinados por la organización islámica palestina Hamás, pero sin aportar un solo dato probatorio que no fuese el señalar con el dedo acusador, como suele ser norma en el Estado terrorista judío, a los palestinos. Una prueba de cargo que los grandes medios controlados por el sionismo han dado por buena, sin rechistar, a pesar de apestar a un monumental montaje de los servicios secretos israelíes. La realidad de los hechos es bien distinta, puesto que a la hora de concatenar y explicar las “pruebas” aportadas por la versión oficial acerca de ese extraño secuestro y asesinato de tres israelitas, todas ellas ofrecen fallas clamorosas, inverosímiles; es el producto de una maquinación “demoníaca” más del sionismo. Todas las evidencias apuntan a que la muerte (real o inventada) de los tres colonos judíos ha sido el resultado de otra operación de guerra psicológica (psy-op, black-op o falsa bandera) del Mossad, activada, esta vez, en territorio palestino. 

ANTECEDENTES: HAMÁS, ¿UNA CREACIÓN ISLÁMICA RADICAL DEL MOSSAD? LA MARIONETA QUE TIENE A MANO ISRAEL PARA JUSTIFICAR ASESINATOS MASIVOS CONTRA EL PUEBLO PALESTINO

La realidad que nos cuentan los estrategas mediáticos del eje EEUU-Europa-Israel es una virtualidad desde hace ya muchos años. Indagando sobre los orígenes del movimiento islámico radical Hamás se pueden advertir muchas cosas a tener en cuenta. Una de ellas es que el surgimiento de este grupo palestino, como seria alternativa a la OLP-Al Fatah de Arafat, tiene todas las trazas de haber sido un mecanismo trabajado muy detalladamente por los servicios de inteligencia israelíes. En concreto, el encargado de llevar a cabo la tarea de división del movimiento de liberación nacional palestino sería el “Instituto de Inteligencia y Tareas Especiales” de Israel, quien habría ejecutado la tarea de promocionar el crecimiento de integrismo de Hamás en los territorios ocupados. El historiador judío Zeev Sternell, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, uno de los pocos activistas “liberales” (en el sentido progresista o socialdemócrata) que hay en Israel y que ha sido víctima de ataques de la extrema derecha judía, es uno de los que cree firmemente en este “golpe” de mano “Israel pensó que se trataba de una maniobra inteligente para empujar a los islamistas en contra de la Organización de Liberación de Palestina (OLP)”, dice Sternell. Aquí  desarrollan esta teoría un poco más 

Todos los puntos oscuros acaban, finalmente, convergiendo, a saber, la ya repetida, en otras ocasiones, radicalización del islamismo que propusieron desde la OTAN y los servicios de espionaje occidentales en todo el Oriente Medio. La progresiva implantación de Hamás en los territorios palestinos se remontaría a finales de los años setenta con la creación de la Universidad islámica de Gaza, así como el nacimiento de diversas agrupaciones islámicas. Todas ellas habrían estado impulsadas bajo la tutela de la autoridad militar judía. Sin lugar a dudas un golpe en la línea de flotación del movimiento palestino ya que, de este modo, se debilitaba grandemente la lucha, pacífica o armada, de los palestinos en detrimento de una formación netamente beligerante, islámica y radical contra los judíos.

Hamás se habría construido, precisamente, para ejercer de saboteador de todos los posibles procesos de paz (Acuerdos de Oslo), en coordinación con los objetivos e intereses de Israel, país que habría permitido que la financiación de este grupo “disidente” palestino se hiciera sin obstáculos desde las monarquías golfas hacia los territorios ocupados, de tal modo que el presupuesto de que gozaría la organización islámica sería incluso superior al de la Autoridad Nacional Palestina de Abbas. Nada es lo que parece, ni siquiera en uno de los lugares del mundo que ha sido espejo de las luchas de liberación y autodeterminación de un pueblo. Hamás, en otras palabras, habría sido creada para evitar el nacimiento de Palestina como Estado. Algunos, como el palestino Ramzy Baroud, piensan que esto es una simple tontería.

Pero lo que no es tontería es la bipolaridad (o esquizofrenia) política homicida, controlada, de Israel, al igual que la de EEUU. Está suficientemente demostrada en el tablero geoestratégico mundial: crea enemigos para desestabilizar territorios hostiles al sionismo y luego combate a esos mismos enemigos como estrategia para seguir manteniendo la espiral del terror.

White_washing_war_crimes_by_Latuff2 

EL FRAUDE DEL SECUESTRO Y ASESINATO DE TRES COLONOS ISRAELÍES POR HAMÁS: UN IRREFUTABLE MONTAJE SIONISTA DE FALSA BANDERA

La actual operación militar del terrorismo judío-sionista contra el factual campo de concentración de Gaza, indiscriminada y con el ánimo de matar el mayor número posible de niños, mujeres y familias palestinas, ha tenido su origen en una operación diseñada previamente por el Mossad para demonizar y seguir aplastando al pueblo palestino. La desaparición de tres jóvenes colonos judíos, su presunto secuestro y asesinato, supuestamente, por dos palestinos pertenecientes a la organización islámica Hamás ha sido, sin ningún género de dudas, una maquinada y bien programada operación de falsa bandera.

Hay dos versiones que tienen, en mi opinión, igual verosimilitud. Una sería la fría ejecución de los jóvenes por un comando del Mossad o por mercenarios de segundo nivel a sueldo del espionaje judío (es posible que incluso fuesen de origen árabe para garantizar mejor la coartada, como ha sucedido con otros atentados terroristas de falsa bandera) y la otra simplemente se trataría de un montaje con actores, reales o inventados, contratados para la ocasión, inclusive para escenificar una farsa en el mismo funeral de los tres jóvenes. Me decantaría más por la primera, pero sin descartar la segunda teoría puesto que también entra en los manuales de guerra psicológica de las cloacas sionistas el ejecutar operaciones simuladas con colaboradores falsos o agentes desinformadores a sueldo del espionaje sionista.

Uno de los detonantes de esta nueva “false flag” sionista podría haber estado en el reciente acuerdo entre la ANP (Autoridad Nacional Palestina) y Hamás por el que se formaba un gobierno de unidad nacional, algo que habría irritado profundamente al ejecutivo de Israel, por lo que éste habría activado inmediatamente otra escalada represiva anti-palestina para seguir alimentando al monstruo sionista. De ahí hasta la masacre militar de Gaza sólo bastaba fabricar, previamente, un crimen que impactara lo suficiente a la “comunidad internacional” y al propio pueblo de Israel, valiéndose de un engaño simplista, miserable, criminal e inconsistente.

En general, y siguiendo lo que han posteado en este excelente blog, tendríamos nueve (de diez) puntos indiscutibles por los que se desmantelarían todos los disparates y mezquindades homicidas del gobierno Netanyahu y sus secuaces, judíos y no judíos:

 1.  Resulta extraordinariamente inverosímil que tres jóvenes colonos judíos, dos de ellos menores de edad, fuesen andando a su casa…haciendo autostop, después de terminar sus clases (Talmud). Ninguna familia judía permitiría que sus hijos adolescentes hicieran autostop en un área que está fuertemente militarizada y es, a todos los efectos, una “zona de guerra”. El área donde ocurrió el falso secuestro de Hamás es la llamada zona C de Cisjordania, que se encuentra bajo completo control militar del Ejército judío y el Shin Bet (la agencia israelí de seguridad” que se dedica a “actividades contra el terrorismo”, tanto en Israel como en los territorios palestinos ocupados). Los palestinos no tienen ninguna autoridad allí y tampoco permiso para acceder a ese área, donde abundan los puestos de control del ejército hebreo.

2.   La versión oficial afirma que los colonos judíos se introdujeron en un coche conducido por un palestino. Esta fábula es simplemente ridícula, ilógica e increíble puesto que a ningún “autoestopista” judío se le ocurriría subir a un coche que no fuese israelí. Es una premisa completamente falsa y más teniendo en cuenta que, cotidianamente, los colonos de Cisjordania hostigan de forma permanentemente a los palestinos. De haber ocurrido el supuesto secuestro el conductor habría sido hebreo (o con dominio de ese idioma, sin descartar que fuesen mercenarios árabes del Mossad con autorización del Ejército judío para circular por esa zona) y los tres colonos hubieran accedido al coche con total confianza.

3.   El vehículo Hyundai donde, supuestamente, fueron secuestrados los tres judíos tuvo, por tanto, que tener necesariamente placas de matrícula israelíes (de color plata, blanco y verde), nunca palestinas (color amarillo). La identificación, de este modo, suele ser mucho más fácil, pero el vehículo fue quemado completamente por los “autores” del crimen, eliminando sospechosamente, al mismo tiempo, las placas de matrícula para que no quedasen rastros de las pruebas incriminatorias

4.  El golpe propagandístico para ejecutar este acto era el idóneo para las autoridades judías. Todo había estado preparado de antemano. Desde la operación militar para castigar a los palestinos hasta la creación de nuevas y masivas colonias-asentamientos ilegales, como justificación al “secuestro-asesinato” de los tres jóvenes judíos.

5. Dejando de lado que Hamás pueda ser una organización fagocitada-permitida por el judeo-sionismo, estaba claro que el secuestro de los tres colonos judíos no podía beneficiar, de ningún modo, a dicha organización y más con el reciente acuerdo de unidad palestina que habían suscrito con la formación de Abbas. No hubo reivindicación alguna de Hamás, no hubo grupo disidente palestino alguno que se hiciera cargo de la autoría, no hubo demandas de canje de presos palestinos por los colonos, no hubo peticiones de rescate. No hubo nada más que un, a los ojos del mundo, supuesto secuestro y frío asesinato de tres colonos judíos a manos de “terroristas palestinos”, sin más pruebas que dos cabezas de turco designados para el vodevil judío y una soberana patraña fabricada para el mundo por el Estado hebreo y su brazo armado criminal, el Mossad, quienes han propagado, convenientemente, una versión predecible y criminalizadora.

6.  Israel primero culpó al ISIL (el Estado Islámico de Irak y el Levante), otro chiringuito terrorista fabricado por la CIA en Irak, pero viendo que era una versión para chotearse fueron más prácticos y acusaron directamente a Hamás del secuestro, organización que negó cualquier implicación en el mismo. Algo verdaderamente sorprendente, por cuanto un grupo radical islamista, como es Hamás, siempre se jactaría de ejecutar un golpe de esas características.

7.  La pista predictiva del jefe del Mossad, Tamir Pardo, anunciando diez días antes del secuestro de los tres colonos de que se iba a producir un secuestro de jóvenes adolescentes judíos en la ribera occidental de Cisjordania, noticia publicada en el periódico judío Haaretz, deja a las claras que había un escenario pre-elaborado para ejecutar una operación de falsa bandera que, con toda probabilidad, iba a ser supervisada por el propio jefe del espionaje judío

8.   Minutos después de subir, supuestamente, al vehículo, uno de los secuestrados, Gilald Shaar, llamó, presuntamente, a un número de emergencia de la policía israelí, en el distrito de Judea y Samaria. La conclusión que se deduce de la misma es que subieron al coche sin tener recelo alguno sobre el conductor, puesto que debía ser judío. Aparentemente, el conductor hizo un giro inesperado y Gilald comenzó a sospechar. En la llamada se pudo oír, al parecer, un “estoy secuestrado”, que fue grabado al igual que otras frases donde se oían gritos y un “¡la cabeza abajo!”, además de disparos. Cinco horas (nada menos) tardó la policía en entrar en acción, algo inaudito sabiendo que si tocan un pelo a los suyos no tardarían ni dos minutos en actuar. Fue un tiempo suficiente para ocultar, seguramente, los cuerpos de las víctimas, la prueba del delito.

9.  El enterramiento de los supuestos cadáveres se hizo como si hubieran estado destinados a ser encontrados. Los tres cuerpos aparentemente enterrados fueron hallados en Khirbet Arnaba (Arnaba Ruins), al norte de la aldea de Halhul, en la periferia norte de Hebrón, Palestina. Los cuerpos habrían sido enterrados apresuradamente y superficialmente en un wadi (una corriente estrecha), entre Jaljul y Beit Kahil.

asesinos

                                           TERRORISMO MEDIÁTICO MADE IN SPAIN

A partir de aquí la cacería terrorista judía contra el pueblo palestino ha sido un hecho y todavía las verdaderas consecuencias están por venir, mientras que la sintonía y complicidad con las matanzas judías es absoluta por parte de los medios mundiales controlados por el sionismo, en particular, los españoles (ABC, LARAZON, ELPAIS, LA VANGUARDIA, LIBERTAD DIGITAL…), ejemplo de inquina, desfachatez, abyección y orientada propaganda deformadora al servicio del militarismo judío. Esta es la cara más homicida de unos falsimedios que presumen de “independencia” informativa. Pero, como dijo con acierto Rafael Correa, presidente de Ecuador, la única independencia de las grandes corporaciones mediáticas es la de los dueños de las mismas: banqueros y empresarios alineados con el expolio terrorista de EEUU e Israel.

Limpieza étnica en el Este de Ucrania: el escandaloso cerrojazo informativo de Falsimedia

Sin título2252

 Donbass, el epicentro de la masacre contra los civiles, un genocidio silencioso perpetrado con la anuencia de la “Comunidad Internacional” de gangsters

No por esperado, resulta menos insultante e indecente como los medios de los banqueros están ocultando lo que es ya una verdadera limpieza étnica en el Este de Ucrania, en concreto en Slavyansk, donde las tropas del dictador chocolatero Poroshenko (aupado al poder por EEUU y Europa, mediante unas elecciones-farsa que fueron precedidas por un golpe de Estado) están perpetrando matanzas indiscriminadas contra civiles y las propias milicias antinazis. Este controlado apagón informativo es la continuación de la legitimación del nuevo orden imperial acontecido en Kiev meses atrás con el ya mencionado golpe de Estado y el magnificado “levantamiento de Maidan”.

Desde que se produjo el pucherazo-golpe de de Kiev, organizado por la CIA, se empezó a organizar la resistencia en el sudeste de Ucrania, sobre todo en las regiones de Donetsk y Lugansk, para hacer frente al naciente autoritarismo golpista anti-ruso de Kiev. Revueltas espoleadas, sobre todo, por la adhesión de Crimea a Rusia. La consecuencia de todo ello fue la respuesta militar inmediata de Kiev, desatando una razzia contra milicianos y población civil de resultados todavía por determinar pero que, en cualquier caso, llevan caracteres indubitados de crimen de guerra. Entregada la cuchara de Slavyansk (uno de los bastiones de las autodefensas rusas) al ejército de mercenarios de Poroshenko, ante la impotencia de las milicias de saberse inferiores y también de comprobar como el líder ruso Vladimir Putin se ha escondido miserablemente en las alcantarillas del Kremlin, (abandonando a su suerte a los suyos), queda por cuantificar, provisionalmente, el saldo de la represión golpista.

La llamada operación militar “antiterrorista” (terrorista en toda su extensión) en el Sureste de Ucrania ha mostrado gravísimas violaciones del derecho humanitario, incluidas las de la Convención de Ginebra, por parte del régimen neofascista de Kiev. Los ataques contra la población civil han sido inhumanos, bárbaros…y se ha utilizado contra ellos armamento de guerra como balas explosivas, bombas de racimo y artillería pesada sin reparar si en instalaciones o viviendas de Slaviansk o Donbass había refugiados civiles. Nada les ha importado, salvo perpetrar una atrocidad mundial sin supervisión de las “democracias de casino”, sabiendo que éstas iban a hacer la vista gorda. Conviene reseñar que las declaraciones, tanto del dictador ucraniano, como de miembros de su gabinete, se han referido siempre en tono despectivo y racista a los habitantes rusos del Este (infrahumanos o insectos son algunas de las perlas que les adjudicaron desde el repugnante gobierno títere de Washington).

map-of-dissidents-from-natonazi-in-kiev

                                     MAPA DE LA RESISTENCIA ANTIFASCISTA

No es de extrañar que tras esta campaña orquestada de denigración sobre la población rusa de Ucrania se haya traido consigo la subsecuente campaña de limpieza étnica. El desplazamiento forzoso de más de 100.000 ciudadanos a Rusia, procedentes de la zona en conflicto, es buena prueba de ello. El silencio ha sido la norma en los medios que están a la orden de EEUU. La asepsia informativa de las brunetes mediáticas de USAEUROPA ha sido escalofriante, además de mentir como bellacos sobre el propio conflicto en sí, sin capacidad crítica para dejar en evidencia las continuas mascaradas que ha protagonizado el dictador chocolatero de Kiev con sus declaraciones sobre “alto el fuego”, que resultaron ser un recrudecimiento de la ofensiva terrorista contra los rebeldes. 

LA CARNICERÍA DE SLAVIANSK: PROGRAMADA LIMPIEZA ETNICA PARA EL GAS QUE QUIERE LA MULTINACIONAL SHELL

Hay un hecho incontestable y es que el uso de artillería pesada por las tropas ucranianas, asesoradas sin lugar a dudas por la OTAN, ha supuesto que los resultados sean más favorables para el régimen títere de EEUU y se liquide más rápidamente, y a cualquier precio, la revuelta. Sin tener remordimiento alguno en el coste que supone diezmar brutalmente a la población civil. Slavyansk ha sido, en este sentido, el paradigma de las atrocidades de Kiev, con decenas de miles de personas huyendo de una ciudad sitiada y bombardeada sin piedad. No se trata tanto de aplastar cruentamente a los resistentes como de dejar sus ciudades inhabitables a golpe indiscriminado de bombas, vaciándolas de población ruso-hablante (el caso más sangrante, el de la ciudad de Donbass). Ha sido una meditada operación de limpieza étnica.

0_88cb5_337a2199_orig 

Olga Chetverikova, en Strategic Culture Foundation analiza las causas ocultas de esta política de tierra quemada de los genocidas de Kiev en torno a la región de Slavyansk. Señala nuestra analista: A finales de enero de 2013, todavía con Yanukovich en el poder, el gobierno de Ucrania y Royal Dutch Shell firmaron un gran acuerdo para la explotación de gas de esquisto en la región de Slavyansk. Shell planea desarrollar el llamado campo de extracciones Yuzov en las regiones de Donetsk y Kharkov. En Junio de este año (2014) la empresa ya ha dicho que tiene intención de seguir adelante con el acuerdo en cuanto la situación se estabilice (ya se sabe –añado yo- que la sangre por petróleo o, en este caso, gas, sale muy rentable). La información sobre el acuerdo, dice Chetverikova, está considerada como “clasificada”. El territorio a utilizar para efectuar las prospecciones-extracciones abarcaría 7.886 kilómetros cuadrados, incluyendo Slavkyansk (donde estaría situado exactamente el centro neurálgico del depósito). Los residentes deberían vender tierras y propiedades y, en caso contrario, se procedería a utilizar medios coactivos por parte del Estado ucraniano para asegurar los intereses de la multinacional petrolífera Shell.

Pero no sólo está en juego la apetitosa voracidad de Shell por conquistar los recursos estratégicos de Ucrania. Chetverikova afirma que hay otros actores en juego que estarían detrás del codiciado gas de esquisto. Y cita algunos: Eurogas Ucrania, cuyas acciones son propiedad de British Macallan Oil & Gas Ltd (Reino Unido), la cual pertenece, a su vez, a la multinacional norteamericana US Euro Gas y Burisma Holdings, uno de cuyos miembros directivos es Hunter Biden, el hijo del vicepresidente de EEUU Joe Biden. Decir que en esta multinacional también figura como directivo principal Aleksander Kwaśniewski, quien fue presidente de Polonia de 1995 a 2005. Kwasniewski fue otro ex comunista pasado a las filas del capitalismo, que vio la oportunidad de medrar y hacerse rico como “novísimo demócrata”. Después llegó el retiro dorado en una gran multinacional petroquímica. Las famosas “puertas giratorias” de las que habla nuestro amigo el Coletas (P. Iglesias).

Cheretkova dice que el negocio del gas esquisto es el objetivo principal que motivó la puesta en marcha de la “operación antiterrorista” contra los rebeldes del Este de Ucrania, en concreto en la región de Slavyansk, así como también habría sido una de las “razones” para perpetrar la masacre de Donbass. Evidentemente, así sería mucho más sencillo establecer un control total sobre las regiones de Donetsk y Lugansk para despejar el camino a la extracción del gas de esquisto. De ahí que no hayan querido dejar rastro de movimiento contestatario alguno, y menos armado.

EL SILENCIO CÓMPLICE DE LA ‘COMUNIDAD INTERNACIONAL’ POR EL POSIBLE USO DE ARMAS QUÍMICAS O BIOLÓGICAS DEL RÉGIMEN GENOCIDA UCRANIANO CONTRA LA POBLACIÓN CIVIL 

Los crímenes que pesan sobre los hombros del gobierno salido del golpe de Estado podrían alcanzar, inclusive, al uso de armas químicas o biológicas. Sin estar confirmado este punto con más datos en mano, salvo los testimonios deducidos por los combatientes rusos y algunos habitantes de las poblaciones asediadas (que no hay por qué no creerles, lógicamente), se trataría de un salto cualitativo al vacío por parte de los que habrían ideado este otro crimen de lesa humanidad. Según la resistencia de Slavyansk algunas bajas entre sus filas habrían mostrado síntomas de intoxicación por cloro, lo que avalaría la tesis de que el ejército ucraniano habría podido utilizar cloropicrina en sus ataques.

En Mariupol, los líderes antifascistas de la República de Donetsk, afirmaron que los grupos mercenarios de Kiev “utilizaron armas químicas no identificadas que provocaron daños en el sistema respiratorio como consecuencia de la inhalación de un gas tóxico venenoso”. En pueblos como Semyonovka, en las afueras de Slavyansk, testimonios de residentes civiles indican que “se utilizaron lanzacohetes y bombas incendiarias contra nosotros. El suelo estuvo en llamas cuarenta minutos. ¿Cómo es posible que el suelo se queme “así mismo”? Todas las personas con las que he hablado, dijo Roman Litvinov, un ciudadano de Semyonovka, tienen dolor de garganta y están tosiendo todo el tiempo. Creo que se debe al suelo quemado”.

Ante la más mínima sospecha de armas químicas en sentido contrario, esto es, en contra de los intereses de ese Occidente homicida que se inventa bulos en Siria contra el régimen de Asad, el conglomerado de gangsters euroamericanos hubiera puesto el grito en el cielo y habría desplegado todo un arsenal mediático para propagarlo por todo el planeta. En Slavyansk y en Donbass censura y silencio ensordecedor, cómplice y criminal. Tanto o más que el de las organizaciones que se autotitulan de “desechos humanos” (tipo Human Rights Watch), quienes habitualmente levantan la voz al son de su amo para denunciar a Venezuela o Siria. ¿Dónde están los mentirosos criminales que tanto vociferaban contra Siria, Libia o Sadam Hussein?

Putin nos dio esperanzas y luego nos abandonó. Esta es la frase lapidaria de uno de los líderes de la República Popular de Donetsk, Dennís Pushilin, quien amargamente reprocha al presidente ruso no haber enviado tropas para impedir la masacre de Slavyansk. Pero es que Putin, después del merecido botín de Crimea pensó que tal vez era la hora de contemporizar con los imperios de Occidente y no tensar la cuerda más de lo necesario. Al fin y al cabo, Putin no es un aventurerista militar, dirán algunos. Ni tampoco iba a jugarse el pescuezo en una guerra abierta con su vecino, de consecuencias imprevisibles y con la OTAN al acecho. Pero a veces hay que dejarse la diplomacia de cabaret en los salones del Kremlin, enseñar las garras y salir de las alcantarillas de la Plaza Roja para defender a los tuyos. Más que nada porque otra “robolución” de colores, o desteñida, podría estar larvándose a las puertas de Moscú. Y es que Putin ya empieza a dar síntomas de ser un trapacero de la “realpolitik”.

 

 

 

 

 

 

El Brahms total de Otmar Suitner

41jGdWWkKRL

Otmar Suitner (1922-2010) fue un director de orquesta prácticamente olvidado en el Oeste y justamente reconocido en el Este (socialista), donde desarrolló la totalidad de su carrera artística, en concreto en la RDA (República Democrática de Alemania), país en el que incluso recibió un Premio Nacional a su labor como artista, a pesar de que era austríaco de nacimiento. Otmar Suitner ocupó el puesto de director musical de la Staatsoper berlinesa además de comandar orquestas como la Staatskapelle de Berlín y su homónima de Dresde. La coincidencia, de algún modo trágica, quiso que su carrera musical se viese paralizada en seco justo cuando desapareció la RDA, en 1990. Pero este no fue el motivo del temprano adiós musical de Suitner, como sucedió con otro gran director de la RDA, Herbert Kegel (quien se suicidó al ver como hacían añicos su país, aunque también le afectó la caza de brujas desatada contra él por el nuevo neohitlerianismo cultural alemán). La enfermedad fue la causante del retiro definitivo de Suitner de la dirección orquestal, ya que empezó a padecer de Parkinson a finales de los años ochenta, lo que le dejó inválido para dirigir durante veinte años (desde los 67 hasta su muerte a los 87 años), tiempo en el que podría haber dejado un enorme legado discográfico.

Aún así, en su etapa en activo Suitner dejó un importante abanico de obras musicales con el sello de indiscutible referencia (desde clásicos como Antonin Dvorak –su integral sinfónica-, hasta su transparente y vívido Mozart, su apolíneo Richard Strauss, su incursión en Bruckner con una fenomenal Octava o este magisterial Brahms que nos ocupa, sin olvidar a la música contemporánea, de la que fue un valedor de primer orden, en particular, de la Segunda Escuela de Viena ). Hablar de las versiones del Brahms sinfónico es volver a incidir en registros grabados por grandes directores como Bernard Haitink, Carlos Kleiber, Kurt Sanderling y otros epígonos de la dirección como Carlo Maria Giulini (para mí tedioso y soporífero su Brahms sinfónico con la Filarmónica de Viena), Sergiu Celibidache (otro que tal baila) o el insustancial y aséptico ciclo del recientemente fallecido director milanés Claudio Abbado.

De los modernos ni me he ocupado ni me han preocupado, a pesar de que, téoricamente, existen lujosos productos en el mercado muy bien publicitados (Thielemann y otros). Sin embargo, existen grandes desconocidos “brahmsianos” que dirigieron desde la trinchera musical del Este (si exceptuamos a Kurt Sanderling) y que son prácticamente ignorados. Por ejemplo, este sensacional ciclo sinfónico de Otmar Suitner al frente de una orquesta de primer orden: la Staatskapelle de Berlín, formación que parece que ha sido descubierta hoy como una de las mejores de Alemania (gracias a la titularidad de Daniel Barenboim), pero que con Suitner (y en el Este socialista de la RDA) ya dio muestras de su gran categoría musical. La integral sinfónica fue realizada a finales de los años ochenta y pasó en su momento prácticamente desapercibida puesto que la guerra fría, en cierta forma, también alcanzaba a la cultura. Mientras los críticos musicales del Oeste entronizaban con oropeles los ciclos brahmsianos de todos conocidos, en el Este, calladamente, se hacían trabajos de altura, sobresalientes, y no sólo con Brahms sino también con otros repertorios del período clásico-romántico que eran, inclusive, superiores al marketing de la música “culta” del Oeste. Valgan como ejemplo estas cuatro sinfonías de Brahms que dirigió Otmar Suitner.

 diri2

Bien es cierto que se pueden poner algunas objeciones al discurso brahmsiano de Suitner. Por ejemplo, hay algún que otro exceso con el timbal, que suena a martillazo limpio (sobre todo en el Finale de la Primera y algo menos en el Allegro conclusivo de la Tercera) y quizás un punto de excesiva fogosidad en la coda del Allegro final de la Segunda. Pero, por lo demás, todo suena casi perfecto en esta excelentísima integral, repito, para mí la primera referencia a tener en cuenta, superior a otras tantas santificadas por crítica y público. La orquesta es de primerísimo nivel y el director austríaco conecta a la perfección con el universo sonoro de Brahms (algo que se puede observar en directo, Youtube, con la Orquesta NHK de Tokio, eso sí, en un Brahms un tanto inferior a este de Berlín)

La Primera sinfonía, con la salvedad de esa contundencia agreste de los timbalazos en el Finale resulta ser, en su globalidad, un brillante ejercicio de expresividad sonora, tempi moderadamente amplios, sentido del equilibrio, ejemplar claridad en el fraseo; en definitiva, objetivista y vitalista siempre Suitner, incluyendo siempre ese arrollador Finale.

La “pastoral” y lírica Segunda sinfonía es uno de los puntos álgidos del ciclo con Tercera y Cuarta. Reposada (repeticiones de la exposición del primer movimiento) y admirable en todas sus líneas melódicas, incluyendo su segundo movimiento (Adagio non troppo) y ese breve “intermezzo” (Allegretto grazioso) casi ensoñador. El Finale (Allegro con spirito) cumple con los pronósticos y resulta ser un pasaje vibrante hasta la ya mencionada vehemente coda final. Una versión, en cualquier caso, extraordinaria.

La Tercera es mi sinfonía favorita de Brahms y, como no podía ser de otro modo, de las cuatro que integran este ciclo. Suitner despliega todos los relieves sonoros en esta bellísima sinfonía mediante una adecuada articulación del discurso brahmsiano, nada retórico y sí fluido, natural y de gran musicalidad. En concreto, su primer movimiento Allegro con brio es de los mejor resueltos de toda la discografía, soberbio (muy al contrario que otras versiones que lo suelen iniciar “embarullado” tras las primeras notas de de la sección de viento) y, como debe ser, con las repeticiones de la Exposición. El Andante, es uno de los mejores interpretados que conozco, inspirado e intimista como pocos. El nostálgico Poco Allegretto fluye con la naturalidad y lirismo esperable, mientras que el Allegro final es sencillamente espléndido (al margen de escuchar un timbal algo abrupto) con una apacible Coda final donde las violas (y violines) ponen un soberbio contrapunto.

La Cuarta sinfonía nada tiene que envidiar a las consagradas oficialmente por la crítica (Kleiber). Sabiamente lírica en los dos primeros movimientos, vivaz y de tímbrica exuberante en el Scherzo, concluye en una Passacaglia final de construcción formal y fatalismo bien medido, siendo esta Cuarta el epílogo a un Brahms sinfónico detallista, transparente, exquisitamente lírico, plenamente romántico, en definitiva de gran calidad sonora e interpretativa. Imprescindible, para que vamos a andarnos con rodeos.

Un pero final: la disposición de las sinfonías en el cd está aquejada de uno de los vicios de las discográficas de antaño. Me explico. Por una rara y caprichosa decisión las cuatro sinfonías se han ordenado en tres cd’s, a la antigua usanza, de tal modo que la Tercera sinfonía está “repartida” entre el segundo y tercer disco, cuando lo más fácil hubiera sido incluir las dos primeras en un primer cd y el resto en otro para dotar de continuidad (lógica) musical a las obras. Queda solucionada esta antigualla pasando los cd’s al PC, pero no es de recibo.

En fin, ahí van unos fragmentos (por tanto, movimientos incompletos) de alguno de los movimientos de las sinfonías de Brahms por Otmar Suitner

Sinfonía nº 1 en do menor (mov. 3. Un Poco allegretto e grazioso)

Sinfonía nº 2 en re mayor (mov. 4. Allegro con spirito)

Sinfonía nº 3 en fa mayor

(mov. 1. Allegro con brio)

(mov. 3. Poco allegretto)

Sinfonía nº 4 en mi menor (mov. 1. Allegro non troppo)

ISIS, la ‘yihad’ de la CIA y la OTAN en Irak

cia-isis

¿Qué está pasando en Irak? ¿Por qué se están recrudeciendo las posiciones del “yihadismo” radical en un país ya de por sí devastado por los EEUU y sus aliados occidentales? El llamado Estado Islámico de Irak y SIria (ISIS) es la penúltima organización islamista fantasma que está haciéndose con el control del país, sobre todo en su parte Norte y en el Oeste. A los ojos del mundo estas nuevas siglas no son otra cosa que la ya consabida cantinela otaniana de un grupo de extremistas yihadistas que luchan con el Corán en una mano y las armas en la otra, ejecutando horribles crímenes que publicita, por cierto, muy calculadamente. Pero detrás de la cortina integrista iraqui hay algo más siniestro. El ISIS es otro soporte terrorista amamantado por EEUU y sus brazos criminales de la CIA y el Pentágono, además de por las monarquías petrofeudales del Golfo (Arabia Saudi, Qatar o Kuwait), con el fin de satisfacer las necesidades geoestratégicas del nuevo orden atlantista.

La consecuencia del imparable avance del grupo terrorista ISIS en Irak, sin mucha “oposición” militar por parte de la pantomima de ejército que queda en ese país, sirve para muchos pretextos y algunas enjundiosas consecuencias. Según el periodista iraní Sabah Zanganeh “ISIS no tenía capacidad operativa para ocupar y conquistar la importante región iraquí de Mosul por sí mismo. Lo ocurrido es el resultado de la colaboración de ese grupo terrorista con los aparatos de seguridad e inteligencia de algunos países de la región (obviamente, las monarquías petrogolfas), así como con algunos grupos extremistas que están en el gobierno iraquí”. Pero Tony Carlucci, un experto analista que suele ver lo que otros sólo intuyen, tiene otro punto de vista aún más ilustrativo y clarificador, de más largo alcance: El territorio que ha conquistado ISIS, dice Carlucci, está constituido por una gran región aledaña a la frontera de Siria, casi del tamaño de este último país.. Con Bagdad clamando por la intervención extranjera ISIS está dando el pretexto perfecto a la OTAN, aprovechando que ha tomado el consulado turco en Mosul, para que proceda, factiblemente, a una (re) invasión de Irak. Con los medios de comunicación occidentales focalizados hacia la notoria brutalidad de ISIS, que incluye decapitaciones masivas y cientos de miles de civiles huyendo de las hordas “yihadistas”, una campaña en este sentido es capaz de influir en la opinión pública para que se active otra intervención extranjera en Irak.

Pero hay otros elementos de mayor importancia que van más allá que explicitar una simple invasión del martirizado país iraquí. Siria (e Irán) está en el horizonte miitar-terrorista de la OTAN. Y no ceja en su empeño. Dice Carlucci: el norte de Irak permitiría a la OTAN efectuar, y justificar, operaciones transfronterizas en el este de Siria. Aunque, en realidad lo que la OTAN haría es establecer su anhelada “zona tampón”, donde los terroristas podrían lanzar ataques más eficazmente sobre territorio sirio. Cuando Siria está yendo a pasos agigantados hacia la paz después de una serie de victorias continuadas del gobierno de Asad, el último frente que les queda a las fuerzas aliadas de la OTAN es seguir expandiendo el terror de Al Qaeda a lo largo de la frontera de Turquía, en el este de Siria y, como importante recurso adicional, en el norte de Irak. La presencia de la OTAN en el norte de Irak supondría también un obstáculo para el comercio y la logística sirio-iraní, sentencia Carlucci. Las piezas maestras del terror otaniano y de la CIA: anular a dos bandas tanto a sirios como a iraníes.

territory iraq graphic blast in tikrit PAPER ISIS CORRECTED

La agenda desestabilizadora de EEUU y Europa pasa por lo que la ex traductora del FBI Sibel Edmonds advirtió hace tiempo como uno de los objetivos del Gladio B de la OTAN, “la islamización radical de Asia Central y la región del Cáucaso y, sobre todo, del Oriente Medio”. Si las cosas andan crudas por Siria y sus islamistas de paja no están consiguiendo los objetivos deseados por Occidente, hay que reconfigurar las prioridades de los halcones del Pentágono: por ejemplo, debilitar a Irán (país mayoritariamente chií) mediante la creación de grupos extremistas sunitas (los más partidarios de una visión totalitaria del Islam) en el país vecino Irak. Curiosamente, la religión suní es mayoritaria en el socio por excelencia de EEUU en Oriente Medio, la dictadura petrocriminal de Arabia Saudí. El ISIS se sabe que ha actuado en Siria desde la frontera de Turquía, donde la CIA ha efectuado un minucioso seguimiento y entrega de armas a estos grupos “yihadistas”. Ayuda militar a los terroristas que combaten en Siria reconocida por el propio gobierno de EEUU, mediante programas por entregas de cientos de miles de toneladas de armas.

AlQaeda, AlNusra, ISIS, son los mismos brazos terroristas, con diferentes denominaciones, que actúan coordinadamente para el objetivo estratégico común de Washington, la OTAN e Israel: incendiar la región árabe mediante guerras sectarias (básicamente, entre suníes y chiíes). Occidente es algo así como el pirómano que echa gasolina al “yihadismo” más radical para que éste arda en la región que estime oportuna, de acuerdo a sus intereses y, de este modo, se abona el terreno para una intervención militar extranjera cuya “misión” sería garantizar (es un decir) la estabilidad en la zona. Este sería el cínico y macabro guión de lo que está aconteciendo en Siria, antes en Libia, ahora en Irak o Nigeria. La fabricación de enemigos no tiene límites para Occidente, un especialista, en los últimos tiempos, en avivar la llama del “integrismo” sectario, mediante la llamada “fitna” o división sangrienta de los territorios del islam que le son “infieles”, lo que en la práctica se resume en la debilitación de esos países y la incapacidad de éstos para hacer frente, con alguna posibilidad de éxito, frente a una agresión exterior por parte de EEUU-OTAN.

El ISIS y su sucursal, el llamado ISIL (el Estado Islámico de Irak y el Levante, otra invención terrorista made in USA-Israel), dicen algunos que es el último negocio del “ala más sionista” de la CIA para la “fabricación en serie de muñecos diabólicos terroristas musulmanes, que parecen haber sido manufacturados por un “casting” de Hollywood, industria del cine especializada en crear villanos de lo más despreciable, sobre todo si proceden del Islam, esto es, pérfidos musulmanes, extremistas radicales que imponen la visión más dura de la “ley islámica” a todos los que caen en sus manos”. Simbad el Marino debió ser el último buen “islamista” para el imperio y Douglas Fairbanks Jr…sin enterarse.

 th

La yihad es la moneda de curso común de los estrategas militares y policiales de las “democracias avanzadas”, exacerbada por sus palanganeros mediáticos, para endilgar a todo musulmán “radical” que se encuentren por el camino o, más exactamente, que esté bajo su órbita manipulable. Funcionó a la “perfección” en las grandes patrañas terroristas de Estado del 11-s y del 11-m (donde nos vendieron como idealistas de la “yihad” a chivatos policiales, juerguistas y traficantes de droga; cabezas de turco, en definitiva, para escenificar el crimen terrorista). Pero, como se ha referido en otra entrada, acerca del 11-m, se ha pervertido y manipulado ese término de forma deliberada puesto que la “yihad”, en el Islam, significa, literalmente, lucha, esfuerzo, tesón por tratar de ser mejor persona, en el ámbito propio y de la comunidad a la cual pertenece el practicante musulmán.

Así pues, controlada, conformada y manipulada la opinión pública occidental, muchos seguirán creyendo que repetida mil veces la connotacion negativa de la palabra “yihad” el enemigo islamista solo desea la destrucción de la civilización cristiana, de los “valores” de Occidente, de la democracia y de otras “cantamañadas” cuarteleras otanianas. La guerra contra el “terror” islámico estará servida y la gente, atomizada por Falsimedia, no pondrá muchos obstáculos para que sus gobiernos se encaminen hacia el aventurerismo genocida, mientras que el gran beneficiario que recogerá todos estos dividendos seguirá siendo, entre otros, el sionismo internacional.