Herbert Kegel y Bruckner. Un maestro de la RDA injustamente olvidado (y 2)

ca_buch_vater

El semiciclo de las sinfonías de Bruckner por Herbert Kegel comienza con una enérgica Tercera (edición Nowak, grabada el 6 de junio de 1978), donde el alemán oriental le otorga la adecuada tensión al siempre difícil primer movimiento, no acelerando más de la cuenta en los compases iniciales y finales y donde los metales adquieren una fuerza demoledora. En el Adagio mantiene a flote el tono delicadamente lírico del mismo, mientras que en el Scherzo sabe darle ese aire entre rústico y campestre de viejo “Ländler” (danza popular alemana del siglo XVIII). En el Finale Kegel apura al límite la orquesta, desbocándose un tanto, sobre todo en la coda final, pero el resultado es más que digno. Kurt Sanderling con la otra orquesta de Leipzig, la Gewandhaus, ofrece una Tercera más equilibrada y unitaria, en su grabación de 1963.

La Cuarta Sinfonía (de las dos que grabó, esta es la efectuada en “estéreo” el 21/09/1971) es uno de los puntos fuertes de Kegel. Una versión contrastada y plena de matices. Una “Romántica” ideal por su concepción sonora y estilística. Ya desde el comienzo se advierten unos bien graduados trémolos de un Allegro fraseado como “dios” manda para llegar a un Andante casi “religioso”, en el primer grupo temático de la introducción, e ir “caminando” de forma diáfana hacia un Scherzo “der Jagd” (de caza) que cumple con el debido aliento cinegético. El monumental Finale lo resuelve Kegel con gran mesura, controlando el crescendo final de forma soberbia.

En la Quinta sinfonía (grabada el 6/07/1977), una de las más difíciles de “entender” de Bruckner, ya que puede dar la sensación (en un primer, segundo y tercer acercamiento) de estar escuchando siempre lo mismo: un ejercicio de academicismo contrapuntístico o un monumento a la farragosidad temática. Pero frente a esta aparente monotonía, la partitura esconde un mundo sonoro más complejo de lo habitual en Bruckner. Frente a otras versiones (la cargante monumentalidad de Celibidache) donde prima cierta densidad extática, Kegel opta por trazar una sinfonía más “humanista” que contemplativa. Realizada con tiralíneas y sin demasiadas gangas místicas, Kegel remata la faena con un brillante Finale, el mejor ejecutado de los cuatro movimientos. Hermann Abendroth con la misma orquesta (aunque con peor sonido, mono) logra cotas aún más memorables (sobre todo en los tres primeros movimientos).

Sin título2

Siempre me costó adaptarme a la Sexta sinfonía de Bruckner (grabación de 12/12/1972). En un primer (y segundo) momento era una sinfonía con la que no me sentía a gusto, me parecía algo así como un ejercicio de ruidosa “marrullería” bruckneriana donde el compositor se enfrascaba en un discurso musical pretencioso desplegando una concatenación alboratada de pentagramas con pasajes siempre efectistas, saturados de fortísimos fff (en particular, en los movimientos extremos). De caerme nada bien, escuchando esta Sexta en manos de Herbert Kegel me ha convencido soberanamente, gracias a una  versión tan resolutiva como admirable. Una interpretación construida de forma fluida, natural, sin artificio, de una robustez sonora apabullante (de las mejor ejecutadas por la orquesta de Leipzig), con un Scherzo realmente fenomenal (escuchar el fragmento de más abajo). Recomendable hasta para mí, alérgico como he sido a esta Sinfonía durante mucho tiempo.

En la Séptima (grabada los días 17 y 28 de mayo de 1971), tantas veces registrada en disco y con referencias como setas en el mercado, nos encontramos con una sinfonía básica en toda la historiografía musical de esta épica sinfonía “wagneriana”. No es ni la mitad de conocida que las llamadas “grandes” de los popes antes señalados, pero se sitúa al lado de ellas sin ningún problema. El comienzo de la sinfonía (Allegro Moderato) es majestuoso, expansivo, diáfano, de imponente construcción arquitectónica, al que le sigue un Adagio pausado, de fraseo fluido, sabiamente articulado y con una cuerda que realza la belleza del movimiento. No hay platillos ni triángulo en el climax final del Adagio, algo que suele ser habitual (y discutible) en la mayoría de versiones de esta sinfonía. El Scherzo cumple todos los requerimientos de cantabilidad, incluido el siempre casi idílico Trío, mientras que el Finale es soberbio hasta el instante final de la coda (donde a veces da la sensación de terminar embarullado por algunos directores). Una clásica Séptima que merece estar en lo más alto.

La Octava, (grabada el 11/3/1975) quizás la sinfonía de las sinfonías, es otra de las más registradas del repertorio bruckneriano, también con mil referencias discográficas en el mercado, y hay que decir que Kegel está, de nuevo, a la altura de los mejores. Ni es un canto a la trascendencia ni tampoco nos encontramos con una Octava anti-mística. El discurso es coherente en cada uno de los movimientos: contenido dramatismo en el Allegro Moderato inicial y medido control rítmico en el Scherzo, si bien le falta algo más de profundidad expresiva y detenimiento contemplativo en el Adagio que, en cualquier caso, es magnífico, mientras que el Finale es resuelto de forma ejemplar, ajustando las dinámicas con precisión, detallando los perfiles y otorgando el debido protagonismo a unos metales abrasivos, apabullantes, casi perfectos en la coda final.

La urgencia de Kegel por despachar la Novena (16/12/1975, duración: 54’) puede que no satisfaga los paladares brucknerianos más acostumbrados (en los últimos años sobre todo) a escuchar casi setenta minutos de redentorismo místico, grandes densidades sonoras o dramatismo más o menos contenido en esa “despedida a la vida” (el Abschied von Leben que señalaba Bruckner para su último movimiento) para las versiones más señeras de este remate sinfónico conclusivo de Bruckner. Un poco Kegel anda siguiendo la estela metronómica de Hermann Abendroth y la misma orquesta en su registro de 1951. En cualquier caso,  a mí no me parece una mala opción que esta Novena esté exenta de esos arrebatos místicos, tónica dominante en casi todas las interpretaciones que se han hecho de esta sinfonía. Kegel no carga las tintas y eso es de agradecer, aunque la propuesta sea ofrecer una liviana versión, con un Feierlich (Solemne) inicial sin altibajos, todo hay que decirlo y un Scherzo realizado a la carrerilla, sin respiración, finalizando con un Adagio que, en mi opinión, es el movimiento mejor plasmado por Kegel, de tempi menos agitados que los precedentes, más solemne, por así decir, que el Feierlich inicial. Una buena versión, diferente a las comúnmente interpretadas hoy en día.

FRAGMENTOS DE LAS SINFONÍAS 6,7 Y 8 DE BRUCKNER POR HERBERT KEGEL Y LA ORQUESTA SINFÓNICA DE LA RADIO DE LEIPZIG

Sinfonía nº 6 en la mayor (3. movt. Scherzo)

Sinfonía nº 7 en mi mayor (2. movt. Adagio)

Sinfonía nº 8 en do menor (4. movt. Finale)

La Inquisición deja las calles

2012_4_4_PHOTO-61c76f6958a21d51e20d5fc8f7c4364a-1333520702-95

Hasta el año que viene, claro está, si nadie lo remedia. Todos los años se repite el mismo ritual. El botellón procesional de la iglesia católica colapsa nuestras calles durante una semana, con profusión de ruido más infernal que divino, desfile de imaginería supersticiosa, asistencia masiva de curiosos y, lo que es peor, una variada gama de políticos de la democracia clientelar neofranquista (pasándose por sus santas e innobles partes el artículo 16.3 de la santísisma Constitución monárquica española) enarbolando por unos días la bandera del nacionalcatolicismo de Estado y el Santo Oficio. Sí, porque los antecedentes históricos de este carnaval católico se remontan, como es sabido, al siglo XV español, donde los fanáticos de Dios tenían la fea costumbre inquisitorial de torturar y quemar (asesinar cruelmente, en definitiva) a herejes, “brujas” y otros rebeldes apóstatas. De ahí que aún subsistan algunos de los emblemas más significativos (y siniestros) de aquellos procesos-farsa que montaban reyezuelos e iglesia, como capirotes y capuchas (que colocaban a los reos), los cuales formaban parte de la ceremonia de la muerte católica. Este legajo tétrico desfila, todavía hoy de forma indigna, por nuestras calles.

Las procesiones, es verdad, tienen mucho de escaparate turístico y negocio más que de retórica simbólica religiosa, a pesar de que ésta última sea abrumadora y el motivo central del circo procesional apostólico, católico y romano. Uno ve con cierta desazón como cada año que pasa el esperpento procesional kukluxkanesco goza de predicamento, más que entre una grey de católicos convencidos residuales, en gentes variopintas que sienten una extraña “fascinación” por una puesta en escena que dicen está rodeada de “misterio”, “devoción” y fe a prueba de cualquier contingencia racional. Bueno, fe….lo será por una semana y cogida por los pelos. Porque lo que se dice practicar la beatitud cristiana …el resto del año, tururú. Más bien se dedican a joder al prójimo. Y estos apóstoles del “mensaje de Cristo” suelen ser los peores ideológicamente (conocí antaño algunos que militaban en la extrema derecha joseantoniana, algo que era “lógico” entonces y lo sigue siendo ahora). Muchos, por otra parte, de los del capirote y la cruz lo que les gusta, realmente, es salir disfrazados a las calles en unas fechas que son propicias para poner en práctica el narcisismo, el aldeanismo y el exhibicionismo cutre-vaticano ante miles de ojos, más bien incrédulos.

Por unos días se es “diferente” al resto de la plebe y a algunos les pone cachondos, aunque repito que aquí se juega más con otras claves más terrenales e irreligiosas como son el negocio de la hostelería, el turismo masivo, etc. El dinero, ya se sabe, ha sido siempre el motor de la democraCIA del capitalismo y la iglesia de Dios nuestro señor Jesucristo. Lo cual no quita, lógicamente, para que el componente simbólico religioso-fundamentalista del sarao santero predomine en igual importancia. Algo que le viene de perilla al clero español para erigirse como referente moral y como justificación para seguir engordando su sucia cuenta corriente con dinero público de todos (incluidos ateos), aferrándose falsamente a que existe “una mayoría sociológica de españoles católicos”. Será mayoría de hipócritas, no más.

El espantajo se va, como cada año, para, lamentablemente, volver de nuevo al siguiente. Con la presencia de políticos exquisitamente corruptos que expían sus pecados terrenales para luego, pasada la euforia sacramental fetichista, meter mano a la caja como Dios manda; santos curas pederastas; militares de graduación y cruz gamada; policías y guardias civiles que luego reprimen brutalmente en esas calles por las que desfilan tan marcial y místicamente o la pintoresca aportación de voluntarios de Cruz Roja escoltando imágenes de vírgenes y Cristos crucificados por el glorioso imperio romano. Un revival teatrero-integrista que tendrá por costumbre dejar, nuevamente, intransitables las calles, obstaculizar el libre tránsito de personas y alterar gravemente el tráfico rodado (incluido, sobre todo, el transporte público). Todo sea por la “yihad” de la Conferencia Episcopal

España, centro de operaciones de Gladio (y 2)

españagal

LA ‘TRANSACCIÓN MODÉLICA’ DE LA CIA PARA ESPAÑA: GAL-GLADIO, EL TERRORISMO DE ESTADO COMO ESTRATEGIA DE TENSIÓN CONTRA LA IZQUIERDA

Franco dio refugio a un número importante de criminales nazis que huyeron nada más terminar la segunda contienda bélica del siglo XX (entre ellos, Otto Skorzeny, Leon Degrelle, etc) ante la pasividad y desdén absoluto de Europa Occidental, quién también sabía de la existencia de numerosos criminales de guerra nazis residentes en Sudamérica, pero no realizó ninguna acción que posibilitase su captura y enjuiciamiento, salvo muy al final y en casos concretísimos (Klaus Barbie o Stefano Delle Chiaie), cuando sus sicarios ya habían realizado el “trabajo” de exterminio de disidentes y era el momento propicio para “dárselas” de más demócratas que nadie. Otros tuvieron mejor fortuna y acabaron, discreta y plácidamente, jubilados (Reinhard Gehlen en Alemania).

Pero, además, en el marco del Gladio anticomunista, España cobijó, con la protección de los aparatos del Estado (policía y CESID, hoy CNI), a un buen contingente de terroristas de extrema derecha que habían efectuado operaciones clandestinas contra el comunismo europeo occidental. Los italianos fueron los predilectos en la agonizante dictadura franquista. Valerio Borghese, Pier Luigi Concutelli, Aldo Tisei, Carlo Cicuttini, Mario Ricci y, sobre todo, el carnicero Stefano Delle Chiaie, alias Caccola (traducido del italiano “mierdecilla”, como le llamaban cariñosamente sus correligionarios de fechorías), fueron algunos de los más notorios agentes terroristas de Gladio en España. El historiador suizo Daniele Ganser señala que la guerra secreta en España consistió esencialmente en asesinatos y en la realización de actos de terrorismo. Miembros del ejército secreto de Delle Chiaie, como Aldo Tisei, confesaron, posteriormente, ante magistrados italianos, que durante su exilio en España habían perseguido y asesinado a militantes antifascistas españoles por encargo de los servicios secretos de España (el entonces CESID, hoy CNI).

En los servicios secretos españoles sabían muy bien lo que hacían, a quien manipular y asesinar, todo ello bajo la supervisión directa de la CIA y el consentimiento, primero, del régimen franquista, luego de la democracia homicida suarista y, posteriormente, de la felipista. Para ello se valieron de la extrema derecha española e italiana y de personajes como Delle Chiaie, jefe terrorista de Avanguardia Nazionale, integrante de la logia Propaganda (P2) y de la Liga Anticomunista Mundial. El curriculum sanguinario del protegido por la policía y los servicios secretos españoles, Caccola, alcanzó a las dictaduras militares del Cono Sur (Argentina, con Videla, Chile, con Pinochet o la Bolivia de Hugo Bánzer) donde prestó servicios como mercenario exclusivo para asesinar a líderes opositores de izquierdas, dentro del plan general de exterminio que la CIA tenía diseñado para el “patio trasero” latinoamericano.

Delle Chiaie fue algo así como el ojo derecho de la policía y los servicios de inteligencia españoles en la “transición”. Marco Pozzan otro terrorista de Gladio, miembro de la organización ultraderechista italiana Ordine Nuovo, confirmó estos extremos sobre hasta qué punto se desarrollaban los nexos entre “Caccola” (Delle Chiaie) y los aparatos policiales del Estado español. Según Pozzan, Delle Chiaie, recibía muy buena paga por los servicios que prestaba en España. «Hacía viajes muy costosos, siempre en avión, incluyendo vuelos transatlánticos. Caccola recibía casi siempre el dinero de los servicios secretos y de la policía española”, dijo Pozzan, quien también aseguró que «Caccola y sus hombres actuaron contra los independentistas vascos por orden de la policía española». Delle Chiaie era algo así como un jefe operativo terrorista parapolicial de primer nivel para organizar a los miembros de Gladio que debían infiltrarse en ETA, en las organizaciones políticas abertzales o en otros grupos políticos de ideología comunista para asesinar o atentar contra sus integrantes.

Una de las intervenciones más conocidas de los esbirros de Delle Chiaie fueron los incidentes que provocaron deliberadamente en Montejurra (Navarra), en 1976, donde un individuo armado (el “enigmático” hombre de la gabardina) disparó contra una concentración carlista, causando dos muertos. Pozzan describe que Caccola y su unidad organizaron una batalla entre dos movimientos políticos opuestos. Para que no se pudiera acusar a la policía española de intervenciones violentas injustificadas, Caccola y su unidad tenían que provocar e instaurar el desorden. Como así sucedió. La actitud de la policía fue dejar que los provocadores de Gladio montasen violentos altercados. El trabajo sucio no fue, en esta ocasión, para la policía española sino para sus escuadrones de la muerte fascistas.

Stefano_Delle_Chiaie

  STEFANO DELLE CHIAIE, TERRORISTA CON CIENTOS DE MUERTOS A SUS ESPALDAS, CONDECORADO POR LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA

La “transición” modélica española transcurría entre la sistematizada campaña terrorista (estrategia de tensión) de organizaciones creadas por los aparatos del Estado español como el BVE (Batallón Vasco Español) y GAL-Gladio contra ETA (más su entorno) y la brutalidad represiva que provocaban en las calles las fuerzas policiales del Estado y sus cachorros fascistas de Fuerza Nueva para intimidar y acorralar a la izquierda rupturista. Los atentados diarios de ETA en el País Vasco se sucedían, también, rutinariamente, al igual que las torturas policiales y las luchas obreras contra la reconversión industrial, las cuales eran reprimidas a tiro limpio. Quiero reflexionar, a continuación, sobre unos puntos, cuanto menos, oscuros que pueden resultar, lógicamente, discutibles pero resultan, como mínimo, susceptibles de controversia o “polémica”. Veamos.

Habría que preguntarse cómo es posible que la organización separatista vasca pareciese gozar de un amplio margen de maniobra para cometer sus acciones terroristas, incluida la facilidad para trasladarse hasta territorio francés, a pesar de que necesariamente tenían que estar controlados todos sus movimientos por los servicios secretos franceses y  españoles ya que no se trataba (sus huidas a Francia, tras cometer los correspondientes atentados) de algo puntual, sino cotidiano (además del flujo de idas y venidas de sus militantes). Junto a los atentados contra refugiados vascos en el sur de Francia por parte de Gladio-GAL, de algún modo se podría advertir que había una estrategia en las cloacas policiales y de inteligencia españolas y francesas de “hacer y dejar hacer”. El llamado “santuario” de ETA en el país galo pudo ser, perfectamente, acordado (o tolerado) de antemano, conjuntamente, por Madrid y París para seguir alimentando la estrategia de tensión contra el nacionalismo vasco (en su conjunto, pero sobre todo el independentista que tenía una presencia muy fuerte en toda la Comunidad autónoma vasca). De otro modo no se explica que la conservadora Francia de Giscard D’Estaing y la “socialista” de François  Mitterrand permitiesen a los comandos de ETA penetrar fácilmente en su territorio, después de cometer, repito, atentados en España, cuando perfectamente podrían haberles neutralizado, incluidos a sus dirigentes. Las ocasionales redadas francesas contra ETA servirían como una fachada para justificar su lucha contra el terrorismo.

Otro de los atentados, con el sello de Gladio, que causó gran impacto en la transición, fue el asesinato, en enero de 1977, de cinco abogados laboralistas en un despacho de la calle Atocha, en Madrid. Oficialmente, el crimen fue endosado a tres pistoleros ultraderechistas españoles: Fernando Cerrá (condenado), Carlos García Juliá (fugado con la connivencia de jueces y policía) y Fernando Lerdo de Tejada (también fugado de igual forma que el anterior). Estos sujetos eran la fachada aséptica ideal para escamotear responsabilidades políticas y policiales que, incluso, iban más allá de las fronteras españolas. Ultras franquistas nostálgicos de la dictadura asesinan a “rojos” “y aquí paz y después gloria”. Un escenario idóneo para vender el pucherazo-relato de una “transición” made in Victoria Prego. Pero las cosas tienen otras tinturas y perfiles que muchos han tradado de ocultar deliberadamente. Se ha sabido que, al menos un terrorista italiano de Gladio, estuvo también presente en la matanza y que todos estaban teledirigidos por la policía y los servicios secretos españoles. La conexión terrorista italo-española estaba de nuevo sobre la mesa. El señalado como el agente de Gladio en Atocha fue Carlo Cicuttini quien ya tenía experiencia como terrorista en ejercicio al ser señalado como autor de la colocación de una bomba en un coche de unos carabinieri italianos, en Peteano, 1972, donde resultaron muertos tres agentes. Este atentado fue atribuido, en un principio, a grupos de “extrema” izquierda (la estrategia demonizadora clásica de Gladio). La acusación contra Cicuttini, sobre su participación en los crímenes de Atocha, se basaba en un informe del Comité Ejecutivo para los Servicios de Información y Seguridad (CESIS) de Italia.

Fue, precisamente, el juez italiano Felice Casson (un juez de los de verdad)encargado de investigar el atentado de Peteano, el que descubrió el pastel de la red Gladio en Europa a través de otro sicario de la trama de la OTAN: Vincenzo Vinciguerra. Cicuttini había huido a España después de perpetrar el atentado de Peteano, gozando del beneplácito de las autoridades franquistas, donde se pudo mover a placer y actuar en otros asesinatos de la red Gladio durante la transición, como el de los abogados de Atocha. La España “democrática” se negó a extraditarle hasta que fue cazado en Francia en 1998 y extraditado a Italia. La negativa española a entregar a Cicuttini no tenía otra motivación que evitar que su terrorista “cantase” demasiado en torno a la guerra sucia contra ETA, ya que el informe reservado del CESIS hablaba en este sentido: “presunta participación de extremistas de derecha italianos en las actividades de carácter violento contra ETA de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL)

Andreas_Zimmermann

DANIELE GANSER, HISTORIADOR SUIZO, DESFALSIFICADOR DE LAS TRAMAS TERRORISTAS DE LAS “DEMOCRACIAS” OCCIDENTALES. NO HAN PODIDO (NI PODRÁN) REFUTARLE NUNCA LA SOLIDEZ  Y VERACIDAD DE SUS ARGUMENTOS

Vale la pena reseñar que en Italia la justicia (lo único potable que debe existir en aquél país) supo actuar con firmeza contra estos miembros ultraderechistas de Gladio (dentro de las limitaciones de no poder llegar hasta el final, porque ello supondría implicar a centenares de políticos, policías y agentes de los servicios de inteligencia; la mafia es la mafia). En contraposición, una corrupta, comprada y delincuente justicia española estuvo amparando las conductas criminales de la red Gladio en España. Como prueba, las peticiones de magistrados italianos al Estado español, a cuenta del atentado de los abogados de Atocha, para pedir explicaciones sobre cómo un jefe terrorista de Gladio-Ordine Nuovo, el ultra Pier Luigi Concutelli, poseía en su poder, después de ser detenido en Roma, una metralleta Marietta-Ingram calcada a la que se utilizó para matar a los abogados laboralistas. La metralleta en cuestión se demostró que tenía su origen en EEUU y que el comprador había sido la Comisaría Central de Información de Madrid, de la Policía Nacional (entonces Policía Armada), a nombre del infame comisario torturador Roberto Conesa. El silencio español fue la respuesta. Todo esto fue denunciado en el entonces aceptable periodismo de investigación que realizaba el diario ELPAIS.

La extradición de Cicuttini, solicitada en dos ocasiones por los jueces italianos, fue rechazada por la Audiencia Nacional (un Tribunal político de excepción, con Franco y también en la “democracia”), en un alarde de cinismo y desvergüenza, ya que según la AN: los actos de terrorismo por los que se acusaba a Cicuttini tenían “intencionalidad política” (¿los atentados de ETA también tenían, entonces –años ochenta- intencionalidad política?) y, además, se beneficiaban de la amnistía dictada en octubre de 1977 para lograr la reconciliación entre los españoles de bien y los verdugos franquistas (Cicuttini era “español” de “ocasión”, casado con una española-). La cacareada estafa de la “reconciliación” servía como excusa para dar cobertura de Estado a los criminales franquistas (y a otros) para no investigar sus crímenes y las tramas oscuras de la dictadura. Las víctimas de Franco (y la transición) fueron, nuevamente, humilladas con la Ley de Punto Final de 1977. El juez italiano Casson no tuvo reparos de admitir en 1990 (cuando todavía el criminal Cicuttini estaba protegido por el gobierno del PSOE, el de Felipe González, o Felipe GALzález) que “los apoyos y contactos de los que seguramente todavía hoy goza el imputado en ciertos sectores de los aparatos estatales españoles se han revelado más fuertes de lo previsto.

Otro hecho singular de la “transición”, y de Gladio, fue la misteriosa desaparición del dirigente de ETA Político-Militar, Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, en 1976, atribuida oficialmente a una “vendetta” de la otra rama de ETA (la militar) que, supuestamente, le habría secuestrado y ejecutado. La patraña difundida hasta el día de hoy por la mayor parte de los medios de comunicación españoles (asalariados y propagandistas del régimen) quedó completamente desmontada en base a los testimonios de un testigo neofascista italiano, Angelo Izzo, quien afirmó, ya en el lejano año de 1984, que otro asesino ultraderechista, Pier Luigi Concutelli, el de la metralleta Ingram de Atocha (con la que mató también al juez italiano Occorsio), había participado en el sur de Francia, a las órdenes de Stefano Della Chiae, en el secuestro de un miembro de ETA, al que narcotizaron, trasladaron a España y entregaron a un miembro de los comandos anti-ETA. Éste le dijo que lo torturarían y luego lo harían desaparecer. Otro testigo que pudo haber arrojado luz en torno al caso Pertur era el italiano Sergio Calore, neofascista arrepentido que, a pesar de gozar de la condición de testigo “protegido”, fue asesinado en 2009 evitando, de este modo, que testificara ante la justicia española para el esclarecimiento de dicho caso. No hace falta ser muy espabilado para saber que alguien con suficiente poder, en Italia o desde instancias españolas, dio órdenes precisas para quitar de en medio a Calore.

En este juego de sucias intrigas y cenagales de Estado en torno al caso Pertur merece la pena reseñar la siguiente información de la hemeroteca de ELPAIS: Ya a mediados de los noventa, cuando en España estaba instalada la tesis de que fueron los comandos especiales de ETA los que hicieron desaparecer a Pertur, una gestión realizada por el entonces subdelegado del Gobierno del PSOE en Guipúzcoa, Juan Mari Jáuregui, concluyó que no cabía descartar ninguna hipótesis. Jáuregui, que se significó por el esclarecimiento del caso de los desaparecidos Lasa y Zabala (torturados y enterrados en cal viva por la guardia civil), fue asesinado por ETA en el año 2000. La gran pregunta que surge es ¿por qué ETA asesinó a uno de los miembros del PSOE más decidamente favorables a esclarecer las tramas negras de la guerra sucia contra la banda armada? Jáuregui incluso había sido objeto de seguimiento por la guardia civil y defendió al testigo protegido “Txofo” afirmando que había recibido coacciones y amenazas por parte del instituto armado. Parece inconguente, un acto  sin explicación posible, el atentado de ETA sobre Jáuregui, salvo que se busquen claves en algunas cloacas de todos conocidas.

La red Gladio fue la catalizadora y principal ejecutora del terrorismo en los años setenta y ochenta, no sólo en la Europa de la OTAN sino también en la España del franquismo y la democracia, sirviéndose de terroristas de ultraderecha para perpetrar crímenes masivos (contra ciudadanos inocentes y contra grupos políticos de izquierdas). También Gladio se utilizó para manipular a su antojo a los grupos armados de izquierda (incluida la nacionalista ETA). Mientras, la OTAN no fue un mero escaparate de Gladio sino su nudo gordiano, el centro neurálgico de todas las operaciones terroristas de los neofascistas, así como los servicios secretos y los aparatos policiales de Europa Occidental. Y España, cómo no, estuvo a las órdenes de la OTAN, con el Caudillo y sin él, estando fuera de la Alianza Atlántica y dentro de ella: “Como todos los ejércitos secretos de Europa Occidental, la red anticomunista española se mantuvo sistemáticamente en estrecho contacto con la OTAN”, afirma Daniele Ganser.

 

Abby Martin, goodbye blue sky

ABBY MARTIN

                                                                         ABBY MARTIN

Me ha sorprendido, relativa (por lo que comentaré más adelante) y desagradablemente, que Abby Martin, presentadora y editora del programa de la cadena rusa RT (Russia Today), Breaking The Set (en adelante BTS),  emitido en inglés desde EEUU, lo haya abandonado de forma casi diría que precipitada. Con ella, también, finaliza el que fue un proyecto con una más que aceptable visión crítica y alternativa de la realidad política estadounidense y mundial. Como ya señalé en otra entrada, a propósito, de los medios “alternativos” disidentes en USA, si bien no era oro todo lo que relucía en el BTS de la glamurosa y guapa Martin (aunque esto resulte superficial, con su bien diseñado vestuario y pose “sexy” en el taburete), BTS fue un producto muy digno.

Desconozco las razones de fondo de Abby Martin, pero (y esto es sólo una presunción mía) tal vez la conductora de BTS había decidido dar un giro copernicano al pretender hacer algo más “independiente” su Breaking, políticamente, de Moscú. Como bien es sabido RT es una cadena televisiva dependiente del gobierno ruso y una línea editorial crítica con la política del Kremlin se antoja un tanto “complicada”. Las razones dadas por Martin en su despedida son el formalismo que se presupone cuando dices adiós a un proyecto en el que has participado y te has implicado con convicción, denunciando tanto las políticas imperiales de USA-Israel, el racismo y brutalidad policial usaca, loa atropellos de las multinacionales o ese Occupy Wall Street que resultó ser una calcamonía barata del 15-m español (es decir, todavía más trilero e impostado). Despedida con lágrimas, hay que decirlo, hecha desde la sinceridad.

El hecho de que la joven Abby Martin haya dejado RT puede deberse tanto a lo anteriormente reseñado, es decir, que Martin pudiera haber demandado mayor “imparcialidad” en la línea informativa a seguir con Rusia, como el hecho de haber podido estar sometida a presiones en su propio país, donde se le ha señalado poco menos que como una “agente informativa del presidente ruso Vladimir Putin”. Y es, en este último sentido, por donde van mis sospechas. Pero ambas circunstancias podrían estar perfectamente enlazadas y solapadas. Que una norteamericana trabaje en una cadena enemiga, en propio territorio USA, criticando a su propio país, te hace ver como una diana fácilmente perseguible por los halcones ultraconservadores (mediáticos y políticos) de Gringolandia.

De ahí que a la hora de tocar determinadas cuestiones que afectaban a Rusia (en concreto, el conflicto ucraniano) Abby Martin, en una actitud de supuesta “independencia” informativa (o miedo informativo), metiese la pata hasta el fondo del cazo y se permitiera hablar de lo que no sabía. Me refiero al hecho de que en su día (hace un año) criticó la mal llamada (y legítima) “anexión de Crimea” por Rusia y en otro alarde de “mieditis” (o desconocimiento) aseveró que el avión civil malayo derribado por cazas de la dictadura ucraniana (el vuelo MH17) “había sido una probable autoría de los rebeldes del Este”. Lo cierto es que ella misma reconoció su poco conocimiento de la materia pero prefirió lanzarse a la piscina…sin agua “La verdad es que no sé tanto como debería sobre la historia de Ucrania o la dinámica cultural de la región, pero lo que sí sé es que la intervención militar no es lo adecuado”, dijo Abby Martin, que quiso ir de guay e independiente y quedó fatal. Los medios de manipulación del capital que cierran filas en torno a las agresiones imperiales en el mundo, lógicamente, saludaron alborozados estas declaraciones de Martin, olvidando que en los suyos se censura “democráticamente” y se ejercen represalias contra los que critican las políticas injerencistas de sus países en otras naciones. En España, sin ir más lejos, se destituyó, hace ya demasiados años, de su puesto al crítico musical de Radio Clásica (RNE) José Luis Téllez por hacer unas manifestaciones, en su programa, en contra de la OTAN. 

En el capítulo negativo (o muy negativo) de BTS, al margen del tema ucraniano de la Martin, hay que hablar de esa “fascinación” que Abby Martin sentía (y siente) por personajes como Peter Joseph, del que dice fue el que “impulsó mi activismo” (mal empezamos). Joseph es un gurú perroflauta hippie creador de una cosa neorreligiosa llamada Zeitgeist y una serie de aburridos documentales del mismo nombre, todos ellos saturados de ingeniería social idealista procedente de la delirante Nueva Era para aprovecharse de unos cuantos indocumentados sin criterio (un poco como aquí fue aquel Partido Humanista, de infausto recuerdo). La secta Zeitgeist y sus reportajes que, presuntamente, pretenden “abrir los ojos al mundo”, son un batiburrillo ideológico donde conviven, de una u otra manera, reptilianos, annunakis y pajas mentales variadas aliñadas con conspiraciones reales o inventadas, más un lenguaje “antisistema” con tonalidades izquierdistas que resulta eficaz para pescar cuantos más adeptos a la causa, mejor.  

Los  que se hacen llamar escépticos (algunos  lo son de brocha gorda) se han dedicado a debunkear a este personaje (el Joseph), como si hubiera realmente algo que refutarle, mientras que los estrafalarios seguidores del divino de la muerte Ashtar Sheran, el de la Confederación de Tarados de la Luz, dicen que Zeitgeist es propaganda “iluminati”. No sé quién es más penoso. Aquí Abby Martin ha dejado mucho que desear (lo cual lamento) y RT también (bochornosos los programas de otro personaje  olvidable, Daniel Estulin). Max Keiser Report y Detrás de la Noticia (Eva Golinger) son de lo poco salvable ahora mismo en la cadena rusa. Por establecer una comparación, la otra cadena “alternativa” en castellano, la iraní HispanTV, proyecta mejores documentales y tiene tertulias muy dignas (Enfoque) aunque otras (Fort Apache, de Pablito Tuerka) son lamentables.

Sin título963

“LAS NACIONES SE INVENTAN, LAS FRONTERAS SE INVISIBILIZAN……LOS PREJUICIOS SON APRENDIDOS” (ABBY MARTIN)

El incremento de la tensión de EEUU y la OTAN en contra de Rusia que se ha materializado en un golpe de Estado en Ucrania y en la subsecuente carnicería perpetrada por la Junta golpista ucraniana y el dictador chocolatero en el Este del país, en las sanciones impuestas por Washington y Bruselas a Moscú o en el asesinato de un opositor a Putin han podido servir de presión añadida para que la californiana haya tirado la toalla en BTS y, por extensión, en RT. No es normal una despedida de la noche a la mañana, sobre todo cuando Martin tenía una audiencia más que respetable.

En un país, EEUU, donde la práctica totalidad de medios corporativos está absolutamente en manos de los judíos sionistas y del complejo militar industrial, por tanto, orientando su información hacia las élites económicas, miitares y de inteligencia, la irrupción de BTS en RT (hace menos de tres años) fue un revulsivo (dentro del margen que da el sistema y de que rompía a medias el “set”) para desamodorrar a muchos americanos. más allá de esos shows marrulleros con pretendidas ínfulas de “disidencia” pero que no dejan de ser ‘burguer meat’ mezclados con conspiraciones, unas ridículas y otras repletas de medias verdades, pero todas ellas metidas en una batidora donde vale todo con tal de llenar la saca de dólares y hacerse con una audiencia crédula y, en el fondo, desinformada. Sí, me refiero al Infowars de Alex Jones y asimilados (que, desgraciadamente, alguna que otra vez aparecieron en el BTS de Martin).

No sé, a ciencia cierta, si Abby Martin se ha ido por discrepancias con RT, por presiones externas del complejo político-mediático mafioso estadounidense o por pura voluntad propia sin interferencias ajenas. Me decantaría por la segunda pero, de todos modos, la decisión de Martin ha sido una mala noticia para la disidencia en el país del Tío Sam y una muy buena para los medios hegemónicos.

En cualquier caso, no quiero cerrar esta entrada dando la sensación de que el proyecto de Abby Martin no fue válido. Dejó buenos momentos…y algunos menos buenos…No fue perfecto BTS, pero si una bocanada de aire fresco en un país que anda sobrado de vertederos mediáticos. Como bien dijo Abby Martin en su última frase final de despedida: Never stop breaking the set (Nunca dejes de romper con lo ‘establecido’). Gracias por ello Abby.

EEUU y Europa: el golpismo permanente contra Venezuela

54ff180f71139e713e8b457e copia

El premio Nobel de la Pax Romana, Barack Obama, el delincuente negro de la Casa Blanca, dice que Venezuela constituye “una amenaza para la seguridad nacional de EEUU” por lo que ha elaborado un decreto, de esos que habitualmente tienen un premeditado tufo intervencionista, que ha sido aprobado sin mayores problemas por los halcones imperiales del Congreso estadounidense. Un país como Venezuela, con un ejército de papel, agredido cotidianamente desde dentro y desde por fuera y con una política exterior totalmente pacífica es demonizado porque le sale de los cojones negros al matarife Obama. Calma…todo tiene su explicación si buceamos por los cubiles del Pentágono, la CIA y esas interminables agencias de control totalitario que conspiran a diario contra el mundo. El decreto y las sanciones mafiosas contra Venezuela forman parte de una escalada-complot más para ir minando por etapas el proceso bolivariano,  en las que se está poniendo en juego mecanismos diferentes de coacción y extorsión, conforme van fracasando los anteriores.

A Obama le están fallando sus golpistas en Venezuela ya que el gobierno de Maduro está siendo muy diligente para detener a los terroristas y abortar los planes diseñados desde EEUU y Europa. El imperio tuvo su golpe de fortuna cuando el carismático presidente Hugo Chávez Frías se quitó de en medio, por enfermedad natural o, muy probablemente, asesinado mediante un arma de energía dirigida, creyendo que todo iba a ser miel sobre hojuelas y saborear el bocado venezolano era cuestión de tiempo. Pero las cosas ya no son lo que eran. El patio trasero latinoamericano, a pesar de que no existen de facto gobiernos revolucionarios socialistas, ha soltado lastre en forma de vasallaje hacia los gringos, con las excepciones de gobiernos narcoterroristas como los de Colombia y México, el golpista de Honduras, rastreros como Panamá, Perú o el Chile post-pinochetista de Bachelet. Venezuela, por tanto, tiene el apoyo solidario de otros países como Argentina, Bolivia, Nicaragua, Ecuador o Brasil, que siempre es un valor añadido.

Venezuela está inmersa en un permanente “putsch” golpista, sobre todo en las calles, donde bandas paramilitares, los guarimberos, están ejerciendo como matones, como elementos descontrolados que utilizan a francotiradores y perpetran asesinatos, al dictado que le está marcando la CIA. Sin duda, toda una estrategia de terror con los mismos tintes que en el “chocolatazo” de Maidan, en Kiev, donde terroristas de extrema derecha provocaron violencia extrema con el fin de derrocar al presidente pseudorebelde con el imperio, Yanukovich, de modo que éste desencadenase una represión que posibilitase su caída. Es conocido que, finalmente, esa represión recayó en las bandas neonazis que movilizó la embajada de EEUU en Kiev. La guerra sucia contra Venezuela, pues, no ha cesado desde que en ese país decidieron plantar cara a los halcones psicópatas del complejo militar-industrial estadounidense y no ceder el petróleo. En 2002 lo intentaron con el “carmonazo”, el golpe empresarial-clerical de EEUU, derrotado en toda línea por una masa de ciudadanos dispuestos a todo y unos militares patriotas. Un revés histórico para los carniceros imperiales y, también, para aquellos como el fascismo prisaico de ELPAIS y de las FAES del PP que apoyaron, sin reservas, el golpe de Estado en Venezuela.

Pero el gobierno bolivariano es, para esta chusma mediática y otra de su misma cuerda, una dictadura represiva. Quizás echan de menos a “demócratas” como Carlos Andrés Pérez, durante cuyo segundo mandato se produjo el “caracazo” de 1989 (o revuelta del pan) donde fueron asesinadas más de 3000 personas en una violenta represión policial sin límites que fue silenciada por esos mass-mierda que ahora vociferan contra el gobierno de Nicolás Maduro, incluido ELPAIS, que le dedicó (lo recuerdo bien) un insignificante “huequecito” en su tabloide. Carlos Andrés Pérez, de la Internacional Socialista, amigo de mafiosos como Gustavo Cisneros y el español Felipe González, estuvo implicado en su primera presidencia gubernamental, en 1976, en el atentado terrorista contra la línea aérea Cubana de Aviación que ocasionó la muerte de 76 personas, protegiendo al sanguinario torturador y asesino Luis Posada Carriles. Dicho atentado fue planeado, no lo olvidemos, por la CIA. Esta estrategia mediática de demonizar al enemigo está sintonizada con las acciones criminales de sus rufianes golpistas: se miente, se tergiversa, se manipula, se distorsiona hasta más allá de la indignidad, como paso previo a una asonada golpista o a una intervención militar.

usaid-ned-opposition495

Venezuela tiene un grave problema que nunca ha sabido atajarlo en condiciones: el centro neurálgico de operaciones (es decir, EEUU) contra su gobierno lo tiene en su propio territorio y debería ser consciente de ello. Me refiero a la embajada de EEUU, en Caracas (aquí ya detallé en qué consiste la actividad de las embajadas USA en el mundo). Ya durante la presidencia de Hugo Chávez hubo verdadera inacción de las autoridades venezolanas para cortar de raíz toda la conspiración orquestada desde “fuera” que se impulsó durante su mandato y después de fallecido el comandante Chávez. Se sabía que en aquella época la actividad en la embajada estadounidense era, particularmente, muy intensa fomentando la subversión en el país. En concreto, la USAID, el NED, el IRI, Freedom House y otras instituciones norteamericanas vinculadas a la CIA estaban financiando a grupos de la “oposición”. Pero no sólo se dedicaban a apoyar a grupos opositores sino que también se infiltraban en comunidades afines a Hugo Chávez. Los llamados “American Corners” (núcleos relativamente pequeños de propaganda y conspiración) empezaron a operar en 2007, bajo los auspicios del entonces embajador William Brownfield, en varias localidades venezolanas. Este tipo de iniciativas ilegales y abiertamente pro-golpistas no fueron jamás abortadas por las autoridades venezolanas. Asímismo, la CIA se sabe que ha tenido otros frentes abiertos en el país, tales como empresas subsidiarias de la USAID. En concreto, DAI (Development Alternativas Inc) quien hacía de intermediaria de la anterior para canalizar las ayudas dinerarias a la oposición. Otro frente anti-venezolano es el mediático, con la ONG Reporteros Sin Fronteras, quien ha recibido siempre importantes sumas de dinero de la CIA para mentir y acusar a Venezuela de ejercer la represión y coartar la libertad de expresión y de prensa. Respecto al movimiento estudiantil venezolano (como el de las “revueltas” de Hong Kong) también ha gozado del apoyo de sus respectivos padrinos económicos , en concreto, Freedom House y la USAID

Stella Calloni explica por qué EEUU está a la “caza” del botín geoestratégico venezolano, Washington, dice Calloni, necesita mostrar sus músculos tanto interna como exteriormente, después de que su desesperada carrera de guerras coloniales, invasiones y ocupaciones de países en Medio Oriente, Africa del Norte y Asia, haya sido detenida a las puertas de Damasco, por la heroica resistencia del pueblo y el gobierno de Siria durante tres años bajo feroces ataques de mercenarios y terroristas de las fuerza especiales de las potencias de la Organización del Atlántico Norte (OTAN). A estos mercenarios se les que llaman eufemísticamente “rebeldes sirios” como llamaban “combatientes de la libertad“ a los también criminales de lesa humanidad de la “contra” nicaragüense, que bajo la misma dirección de la CIA de Estados Unidos sembraron el terror en la Nicaragua sandinista. Pero además se acabó el avance impune del imperio. Ucrania, donde el golpe de Washington y la OTAN parece triunfante, en un golpe descarnado, que motivó -como sucedió antes con Siria- que Rusia no está dispuesta a tolerar esta desesperada intervención global del imperio en decadencia.

Mientras, Europa ¿qué hace? Plegarse a los pies de la maquinaria del crimen “usano” exigiendo al gobierno de Maduro que ponga en libertad a los “disidentes” y “opositores” detenidos, mediante una resolución “condenatoria” en el Parlamento de los tartajosos europeos. A la piara de golpistas y delincuentes que desestabilizan y desabastecen deliberadamente el país venezolano hay que premiarles para que sigan cometiendo delitos al gusto de papá “democracia”, dicen. Europa, la de falsas banderas como Charlie Hebdo o el 11-m, la del aventurerismo genocida de la OTAN, la que exporta democracia a golpe de bombas de racimo contra civiles, la que financia y nutre de terroristas países como Siria o Irak, la que sirve de soporte a regímenes neonazis en Ucrania y la que mira con desdén los crímenes contra la Humanidad de sus marionetas fascistas ucranianas, exige que se respeten derechos humanos o divinos en Venezuela, precisamente a quienes tratan de defenderse de los que no los respetan. Mayor grado de repugnancia e ignominia no caben ya en la Europa de los terroristas financieros (Max Keiser, dixit).

¿Podemos? Ah, sí, ha votado en Bruselas contra de la resolución condenatoria que exige a Venezuela la democracia que ellos (los proponentes de la desfachatez) no practicarán nunca. Lo ha hecho el “pablemismo” con la nariz tapada y apelando al “diálogo” entre todos en el país venezolano (algo que suena a malabarismo político de salón, muy habitual entre los fantoches de la socialdemocracia capitalista). Se han pasado tanto de buenrollistas…que estuvieron en un tris de abstenerse…

Ciudadanos, neoliberalicidio para salvar al régimen

ciudadanos

Antes de entrar en harina sobre esa otra estafa neoliberal que, supuestamente, compite con Podemos como los nuevos renovadores del régimen del 78 (denominada Ciudadanos), me apetece comentar la última charlotada de Pablo Iglesias Tuerka aparecida hoy en el diario pronorteamericano de la mañana (ELPAIS) en la que pablemos asegura, con indubitada convicción monárquica, que si Felipe el Preparao se presentase a una elecciones a Jefe del Estado tendría la victoria asegurada, además de rogar a la Casa Real para que le conceda una entrevista. Está que se sale el Coletas y ni Ava Gardner en sus buenos tiempos. La vanidad de este señor es verdaderamente insoportable.

Pero lo más cómico (o patético) del caso no son las afirmaciones de Iglesias sino la retahíla de memeces que palanganeros del régimen (o becarios del periodicucho polanquista) han dejado, en los comentarios adyacentes a la noticia, escupiendo sobre las declaraciones de Iglesias como si se tratase de un Lenin arengando a las masas en la Plaza Roja. Sí, suena cansino y repetitivo, pero hay que volver sobre ello. La legión de esquizofrénicos políticos de este país es verdaderamente alarmante si lees detenidamente esos comentarios. Desde los ya clásicos “quincalleros”-arrastrados de la Constitución militar del Rey de Franco hasta los catetos neofalangistas que acusan a Pablo Iglesias de  pertenecer a la extrema izquierda chavista y…vaya lo que se nos avecina si ganan los del Coletas. No sabe uno si está ante gente en sus cabales o son chiripitifláuticos programados para salir en auxilio del náufrago PPSOEGAL. Y eso que Iglesias lo que pretendía, con sus declaraciones, era mostrar (a las pruebas me remito) respeto, admiración y poco menos que cariño por Felipe VI del CNI. Supongo que serán multinicks y esas cosas que se estilan por Internet, porque de lo contrario este país posee un nivel de analfabetismo político similar al de Ruanda-Burundi (con todos los respetos hacia el triturado continente africano), una cosa de la que tampoco hay que extrañarse a estas alturas…Estos son los que leen ELPAIS. Los que escriben son aún peores.

Quería hablar de eso que llaman Ciudadanos. Albert Rivera el líder de esa formación nacida en Cataluña pero con vocación ya estatal es, supuestamente, la otra “cara”, el reverso “ideológico”, del líder de Yes, We Can, Pablo Iglesias. Dos personajes aparentemente opuestos, ideológicamente, que no lo son tanto ya que ambos comparten el mantenimiento del actual statu quo del sistema heredado de la infecta transición del 78. Ambos, Rivera e Iglesias han sido generosamente promocionados por diversas televisiones del régimen para canalizar el descontento de la gente en las calles y darle un respiro a la corrupta democracia borbónica.

Iglesias ha contado de soporte con el grupo mediático progre-conservador de La Sex(c)ta-Antena3 (el oligopolio Atresmedia) y, también, por la Cuatro, mientras que Rivera, a pesar de lo que dice la quintacolumna de la caverna respecto de Iglesias, ha sido todavía más mimado que el Coletas, puesto que se deja ver, además de en las mismas cadenas televisivas donde aparece habitualmente el líder de Podemos, en otras ultraconservadoras (13tv, Libertad Digital e Intereconomía). Esto es una crítica con doble sentido. A estos dos (Iglesias y Rivera) les ha publicitado muy calculadamente el sistema para evitar el desparrame de éste, mientras que a los otros (el bipartidismo PPSOE) antes la televisión única (TVE) y luego las “privadas” se pusieron a su servicio absoluto (salvo algunas cosas marginales como La Clave) negando, en la práctica, el debate para el resto de formaciones (y no digamos las de izquierda que eran, casi siempre, censuradas, caricaturizadas o menospreciadas). Toda una estafa muy “democrática”.

Ciudadanos es un pastiche neoliberal, disfrazado de “cambio” de cara del sistema, con nuevos “modales”. Es una marca blanca del PP con ribetes, en muchos casos, de neofascismo, de apariencia más “educada”, por lo novedosa, pero en lo sustantivo es un subproducto del régimen biparticida español que ha aterrizado con la misma o parecida receta dejada por los del PPSOE en décadas: esto es, creencia ciega en los mercados, patriotismo de saldo franquista, centralidad española neofalangista frente a soberanía catalanista o vasca, la misma cantinela podemita de calculada ambigüedad ideológica (invocaciones al centrismo-derecha-izquierda son su moneda de cambio), defensa a ultranza de la transición de la CIA, economía de Wall Street con toques “sociales” para favorecer a los ricos y engañar a los pobres, reforzamiento de las relaciones con EEUU, nuclearista a machamartillo

albert-rivera-desnudo

ESTAS SON LAS ‘BRILLANTES’ IDEAS, A GRANDES RASGOS, DE ALBERT PRIMO DE RIVERA

El programa económico de Ciudadanos está a cargo de dos monetaristas ultraliberales (Luis Garicano y Manuel Conthe, los dos vinculados antaño al PP) y ha recibido la bendición universal de expoliadores y usureros como el Banco de América (especialista en lavado de dinero negro procedente del narcotráfico), la entidad financiera japonesa Nomura y el Royal Bank of Scotland. Los inversores internacionales (piara, al fin y al cabo, de delincuentes económicos) confían en Ciudadanos, como no podía ser de otro modo. Así que el partido de Rivera y el de Podemos no dejan de ser estraperlistas en un régimen descompuesto que buscan aprovecharse de los despojos que ha ido dejando la mafia del bipartidismo. Sólo que, en el caso de Ciudadanos, sus propuestas nacen desde el extremismo neoliberal que dicta el IBEX35.

Los referentes políticos de esta formación hay que encontrarlos en las adhesiones que ha recibido Ciudadanos por parte de gente como Arcadio Espada (intelectual marrullero y pedante de bajo perfil muy bien visto en la brunete mediática de extrema derecha), Isabel San Sebastián (una habitual “cara de mala hostia” en las tertulias donde suelta bilis franquista; hay que decir que cuando la Sebastián se ríe da aún más pánico), Alfonso Rojo (macarra fascista con pedigrí, ex reportero de guerra en Yugoslavia donde mintió a cascoporro, demonizando a los serbios según el guión marcado por la CIA, pero no a pie de “obra” sino cómodamente desde un hotel), Antonio Asunción (ex sociata y ex jefe de los carceleros españoles en su etapa socialista), Anna Grau (autora de una patochada, en forma de libro, sobre Carrero y la CIA), Juan Carlos Girauta (eurodiputado, virulento antinacionalista, ex columnista de Libertad Digital), Antonio Pérez Henares (alias Chani o Choni, periodista, antiguo “comunista” del PCE y Mundo Obrero, hoy perroflauta de la extrema derecha), Carolina Punset (de profesión hija del inenarrable charlatán paracientífico Eduard Punset, otro que participó, como diputado europeo, entre otras cosas, en el saqueo del Este socialista con una orgía de privatizaciones-expolio bien conocida) o, en fin, ese Javier Nart, tipo engolado, engreído y encantado de conocerse a sí mismo, ex progresociata, hoy devoto anticomunista que juega a ser anti-sionista de salón y buenrollista con las causas humanitarias.

Esta gente es el activo de Ciudadanos y sobre la que Albert Rivera, ex militante del PP, basa su proyecto-propuesta para el cambio. Es decir, gente del régimen para dar un brochazo, parchear y continuar con el mismo estado de cosas mediante las viejas fórmulas del totalitarismo económico fascista de Bruselas y Washington, además de buscar el frentismo total con Cataluña y el País Vasco. Al menos sabemos, eso sí, que no engañan, de partida, como hicieron Iglesias y sus mariachis Monedero-Pesetero y Errejón, que fueron a Venezuela dándose el pegote de falsos izquierdistas y se trajeron a España…la plata y una cara pero que muy dura

Pablo Iglesias se reúne con la CIA en Madrid

PABLEMOS, JUNTO AL JEFE DE LA CIA EN MADRID Y UNA IMAGEN SIGNIFICATIVA DETRÁS DEL SEÑOR DE LA TUERKA. LA BANDERA QUE MÁS HA MATADO EN EL MUNDO Y LA ROJIGUALDA FRANQUISTA Y DE TODAS LAS MONARQUÍAS, COMO DEBE SER EN UN ANTICAPITALISTA, COMUNISTA Y ANTI-IMPERIALISTA

PABLEMOS, JUNTO AL JEFE DE LA CIA EN MADRID Y UNA IMAGEN SIGNIFICATIVA DETRÁS DEL SEÑOR DE LA TUERKA. LA BANDERA QUE MÁS HA MATADO EN EL MUNDO Y LA ROJIGUALDA FRANQUISTA Y DE TODAS LAS MONARQUÍAS, COMO DEBE SER EN UN ANTICAPITALISTA, COMUNISTA Y ANTI-IMPERIALISTA

Hace unos días el divo de Podemos, Pablo Iglesias Turrión (alias el Coletas), acrecentó su entusiasmo por EEUU después de viajar a Nueva York para dar una conferencia sobre las líneas básicas del tocomocho podemita, reuniéndose, posteriormente, ya de vuelta a Madrid, con el embajador de EEUU en España, James Costos. El verdadero objetivo del viaje neoyorkino de Iglesias fue, muy probablemente, buscar puntos de conexión o afinidad con el Tío Sam. El Coletas aterrizó en Gringolandia, es de suponer que habiendo rellenado ese cuestionario donde a todo bicho viviente que llega al paraíso de la brutalidad policial se le obliga a responder si es, o no, “comunista”. No hace falta saber qué puso en la casilla correspondiente el líder de Yes, we can ¿no?

Iglesias tuvo, en su aparente apretada agenda, un encuentro con Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, que va de “keynesiano” postmoderno pero defendiendo la estafa capitalista de Wall Street como el que más. Dos pájaros engañabobos reformistas del capitalismo intentando dar gato por liebre y, aún así, los enemigos jurados del gran líder Pablemos siguen pensando, en sus delirios ultras, que este tipo es primo cercano de José Stalin. Comunismo que el líder de Podemos, en su viaje turístico a New York, puso en práctica…elogiando ¡a la Reserva federal norteamericana!. Sí, como lo oyen, esa misma Reserva que ha rescatado al corrompido capitalismo financiero internacional. Según Pablemos, la Reserva Federal  ha comprado deuda para resucitar la economía, y el Banco Central Europeo, sólo ha respondido a las exigencias de los grupos de presión financieros. El BCE debería parecerse más a la Reserva Federal”.

El genio “económico” coletero se ha contagiado del “regusto” neoliberal capitalista usano. De lo contrario, desconoce (o tal vez no), en su ignorancia supina, que el Sistema de Reserva Federal norteamericano fue el que orquestó un rescate secreto a la banca mundial inyectando 7,7 billones de dólares. Esa banca recibió ayudas por valor de más de la mitad del PIB de EEUU y todo ello, inclusive, a espaldas del Congreso de EEUU (aunque para lo que sirve…), obteniendo a través de ese rescate un beneficio neto de más de 13.000 millones de dólares. Este salvavidas financiero encubierto se organizó mediante préstamos secretos a intereses prácticamente inexistentes. Ya lo sabemos, a partir de ahora la concepción económica de Iglesias es similar a la de la Escuela pinochetista de los Chicago boy’s. Agua, luz y gas gratis para los “okupas” financieros de Wall Street. El BCE y la Reserva Federal yankee son dos gotas de agua en el mismo vaso y el saltimbanqui de Podemos está en otra órbita. Dejen a estos mercachifles en la cuneta (incluidos premios nobeles) y escuchen a Max Keiser. Les será más productivo, además de corrosivamente ameno.

Ya de vuelta a España, llegó lo de la reunión con el jefe de la diplomacia de las pistolas y las bombas en Madrid a iniciativa, dicen, de éste último y como continuación pactada de la visita “coletera” a EEUU. Iglesias se dejó seducir de inmediato. Un anti-imperialista como él de la IV Internacional “estalinista” no podía dejar pasar la ocasión de oro de rendir pleitesía a los gringos. En cierto modo, se trataba de formalizar, oficialmente, el tránsito de la disidencia controlada a ser socio del establishment imperial. Sé que esto es de ser muy malpensado pero a mí me suena ese encuentro a algo así como el bautizo oficial de Iglesias como nuevo hombre de Washington en Madrid, más que nada por si no se desinfla el “fenómeno” Podemos.

elfriegasuelos

No está de más señalar qué clase de cometidos desempeñan las embajadas de EEUU en el mundo, cuál es su común denominador injerencista. Lógicamente, están encabezadas por un personaje que responde al ceremonial nombre de embajador, que es el que habitualmente sirve de enlace con “opositores” políticos afines al imperio y coordina los movimientos o golpes de Estado involucionistas en países  que sean moderada o radicalmente hostiles a EEUU, o bien en los que los intereses de Gringolandia, en esos países, se encuentren en apuros. Por otro lado, está el personal del cuerpo diplomático, compuesto fundamentalmente por agentes de la CIA cuya finalidad es la de sobornar a los “opositores” antes mencionados, realizar actuaciones ejecutivas para movilizar y financiar (económicamente, mediante sus “ong’s” NED o USAID) a grupos terroristas para que ejecuten asesinatos o efectúen sabotajes, o bien sacar a las calles a alborotadores violentos (a través de grupos políticos opositores) para que, provocativamente (ejemplos: Ucrania y Venezuela) incrementen la tensión política en contra del gobierno de turno. Esto no es una elucubración teórica o una conspiración como clamarán los fantoches que sirven su comidita grancapitalista de los despojos del imperio, sino hechos contumaces como señala atinadamente la analista norteamericana Eva Golinger, quien afirma que hoy se conoce que casi todas las embajadas de Estados Unidos en el mundo son centros de espionaje y se realizan operaciones de inteligencia, violando todas las normas y reglas internacionales sin importar las consecuencias

De esto Pablemos ni papa, él a lo suyo con el mariquita Costos a cerrar el círculo de la operación Isidoro II con la satisfacción de haber neutralizado un posible movimiento anti-americano y, sobre todo, verdaderamente anticapitalista en España. El 15-m de los neohippies, que parió al “podemismo”, pasó a mejor vida como un experimento fraudulento manejado por George Soros y el CNI.

Para la ultraderecha pataleante sionista la entrevista Costos-Iglesias es poco menos que una claudicación de los “progres” de Obama ante el nuevo perrito faldero español de EEUU. Pero lo cierto es que la política exterior de EEUU, lo olvidan estos guerreritos psicópatas, ha sido igual con Bush que con Obama, con Clinton que con Reagan. Es más, los llamados “demócratas” han sido, en la práctica imperialista mundial, iguales o peores que los “republicanos”. Iglesias salió casi conmovido de la sede de la CIA en Madrid ya que, entre otras cosas, el embajador Costos y el Coletas hablaron de pintura, cine y “Juego de Tronos”. Oye, igual que en la reunión que mantuvo Pablemos con  Zapatero y Bono meses atrás. Es que parece coña, pero ya está bien de que piensen que todos somos gilipollas.

Es entendible que eso (los “hobbies” del diplomático gay y el Coletas) sean cuestiones capitales que interesan a ciudadanos a los que lobotomizan a diario, pero al resto nos provoca una sensación de que nos están tomando, crudamente, el pelo. Se echa en falta saber qué es lo que negociaron ambos personajes en los subterráneos de la legación diplomática estadounidense. Aunque hay un apunte singular que no escapa a nadie: Iglesias señaló que las relaciones de EEUU con España “tienen carácter estratégico”. La “ultraizquierda” que “nos va a traer miseria y represión”, según la carcundia del 78, resulta que blindaría totalmente la impunidad norteamericana en España, si alcanza el poder. ¿Hay quién dé más o esperamos a que el vasallaje sea aún peor?

En fin, no hace falta insistir en ello, pero ya muchos están viendo (tarde) en el nuevo charlatán de oro de la socialdemocracia española (Pablemos, para entendernos) la misma factura que aquella que aupó al poder a Felipe González en el 1982. Calcada pero al milímetro. Recordemos que González fue el protegido político de la dictadura franquista en Suresnes, mantuvo contactos con la embajada norteamericana en Madrid (la CIA tuteló el proceso de transición y al propio González), su partido (el PSOE) fue financiado por la socialdemocraCIA alemana y el discurso “felipista” estaba trufado con las mismas consignas podemitas de renovación y cambio, además de los propios elementos desmovilizadores de las luchas sociales, con las que aglutinó a sus adeptos en torno al reformismo que, de este modo, evitaban cualquier ruptura con el orden establecido por el franquismo.

Vale la pena reseñar qué piensa un representante de la organización ATTAC (que es próxima a la izquierda, pero nada sospechosa de comunista) sobre el perfil político de Pablo Iglesias:

“Ignoro si alguna gente habrá  llegado a  observar el hecho alucinante de que sus movimientos mediáticos carecen absolutamente de los más mínimos escrúpulos. Se relaciona con personajes sociales y políticos, canales de televisión y periódicos, tanto en el plano internacional como nacional,  como si se tratara de fichas que mueve a su antojo, sin ningún tipo de vínculos con principios éticos o ideológicos.

Promete el oro y el moro  para al dia siguiente decir digo donde habia dicho diego.  Una vez  utilizados estos medios  para lograr proyectarse mediáticamente, acude a  la búsqueda de otras personas o instituciones  situadas en un ranking superior a las anteriores”. Su aberrante sentido publicitario de la política le demanda, frenéticamente,  relacionarse con figuras del más alto nivel, como el Papa u Obama”.

Disidencia, disidencia controlada “everywhere”…Ah, se me olvidaba. Pablo Tuerka hizo hace poco en su programa de la cadena iraní Hispan TV, Fort Apache (Youtube), un debate en torno a Las Torturas de la CIA. Obviamente, no desde la disidencia de verdad, sino tomando como fuente del “escándalo” el Senado norteamericano, quien hizo hace unos meses un poco de teatrillo para decir que sus chicos de inteligencia, a veces, no se portan todo lo bien que deberían. 

Addenda: CURSO MAGISTRAL DE ECONOMÍA PARA PABLOS TUERKAS Y OTRAS HIERBAS: ¡COLETAS, NO PIERDAS LA FE EN EL SISTEMA!